Share

Adultos Mayores que Trabajan Duro por su Dinero: 10 Millones, Muchos de Otras Etnias, en Trabajos Arduos

Este artículo también está disponible en: Inglés, Portugués, Brasil

New America Media, Reportaje Noticiero, Paul Kleyman

 

Un nuevo estudio estima que “10,2 millones de trabajadores entre las edades de 58 o más (43,8 por ciento) estuvieron empleados ya sea en trabajos físicamente exigentes o empleos con condiciones de trabajo difíciles”, con mayores proporciones en trabajadores latinos y afroamericanos, además de aquellos con bajos ingresos, inmigrantes o con bajos niveles educativos.

Esto, dicen los autores del informe del Centro para la Investigación Económica y Política (CEPR) debería hacer reflexionar a ambos candidatos presidenciales conservadores y algunos expertos en políticas liberales, quienes recomendaron aumentar la edad de jubilación total para Seguro Social.

unspecified-2

“Obligar a los trabajadores de edad avanzada a trabajar hasta más tarde en su vida representa una dificultad grave para los millones de trabajadores que trabajan en empleos físicamente exigentes o en condiciones difíciles de trabajo,” declaró la coautora del informe Cherrie Bucknor en un anuncio a los medios de comunicación.

Seis de cada 10 latinos, y la mitad de afroamericanos y asiáticos de la tercera edad

Aunque los resultados demuestran algunas mejoras en comparación a la investigación de CEPR de hace cinco años, el nuevo reporte es alarmante para todos los grupos de trabajadores mayores de 58 años. El informe muestra que seis de cada 10 trabajadores latinos, y casi la mitad de los trabajadores negros y asiáticos, y cuatro de cada 10 blancos realizan trabajos físicamente difíciles o están en situaciones estresantes de empleo.

Para los que tienen una educación inferior a secundaria, el 81 por ciento estaban en trabajos agotadores,  más que el 77 por ciento de hace cinco años. Y el 55 por ciento de los inmigrantes mayores están en trabajos físicamente duros o condiciones difíciles de trabajo.

CEPR analizó empleos físicamente difíciles como los trabajadores de ventas al por menor, empleadas domésticas, empleados de restaurantes, asistentes de salud en el hogar, trabajadores de construcción y maestros de escuela primaria o secundaria, además de aquellos en ocupaciones que los colocan en situaciones complicadas de trabajo. Muchos están bajo estrés continuo como trabajos al aire libre, a veces en condiciones climáticas extremas, cerca de contaminantes, en espacios reducidos de trabajo o trabajando cerca de equipos peligrosos.

Bucknor y su colega Dean Baker, codirector de CEPR, destacaron que sus datos indican que las propuestas para aumentar la edad de jubilación para Seguridad Social relegarían a muchos trabajadores a “serias dificultades al trabajar hasta más tarde en su vida.” En especial, los más afectados serían “las minorías raciales y étnicas, y los trabajadores menos educados y los que ganan poco”.

Su nuevo reporte, “Aun Trabajando Duro”, sostiene que esta recomendación de política, por parte de funcionarios públicos de ambas partidos y algunos expertos académicos, “ignora el hecho de que el aumento de longevidad se aplica de manera desproporcionada a aquellos con mayores ingresos, y que muchos trabajadores no pueden continuar así para satisfacer las demandas físicas de su trabajo”.

Un hallazgo aparentemente positivo es que desde el análisis de CEPR el 2010, ha habido una “disminución significativa” en los trabajadores de avanzada edad en trabajos con altas demandas físicas comparado al estudio anterior. El nuevo informe añade, sin embargo, “los descensos se dieron de manera desproporcionada con los trabajadores mejor educados y con salarios más altos.”

Junto con una cuota reducida de trabajadores de edad cuyos trabajos los expone a condiciones difíciles, estos descensos fueron modestos entre los informes de CEPR 2010 y 2016.

La cifra subió un 20% desde la recesión

Bucknor y Baker indican, sin embargo, que debido a que el número real de trabajadores ha aumentado sustancialmente con el envejecimiento de los baby boomers, el número de los trabajadores mayores en empleos físicamente exigente o condiciones desafiantes aumentó en sólo cinco años en un 20 por ciento, de 8,5 millones a 10,2 millones de personas. Un promedio de 10.000 boomers cumplen la edad de 65 años todos los días.

El estudio, basado en datos de la Encuesta de Población Actual del gobierno de EE.UU. y la Red de Información Ocupacional independiente, también descubrió que poco más de la mitad de los trabajadores mayores de sexo masculino trabajan en ambientes físicamente difíciles o estresantes, comparado con más de uno de cada tres de mujeres trabajadoras mayores .

Mientras tanto, entre los trabajadores mayores con salarios más bajos en los EE.UU., casi dos tercios de las personas en la parte más baja del 20 por ciento de asalariados realizan trabajos extenuantes o están bajo condiciones de trabajo estresantes. Y un poco más de la mitad en el siguiente 20 por ciento lidian con estrés físico. En cuanto a los adultos mayores que trabajan en los niveles salariales del medio, el 44,2 por ciento aun suda por su dinero.

El estudio concluye: “Desde el punto de vista de planes para aumentar la edad de jubilación para la Seguridad Social, estos datos indican que muchos trabajadores, especialmente las minorías raciales y étnicas, aquellos con menor nivel educativo, y los que ganan menos, se enfrentarían a graves dificultades al trabajar hasta más tarde en su vida.”

 

Leave a Comment