Share

Comiendo una Hierba: Garbanzos y Dientes de León

Este artículo también está disponible en: Inglés, Portugués, Brasil

Traducido por Jamal Fox

Aunque no lo crea, los dientes de león no siempre fueron considerados una plaga en los céspedes suburbanos. Eran conocidos por sus cualidades curativas y eran utilizados con frecuencia en la medicina popular. De hecho, son muy nutritivos. Contiene más proteína por porción que la espinaca. También son ricos en hierro, fibra, calcio, potasio, vitamina C, vitamina A, vitamina E y vitamina K. Los dientes de león ayudan en la digestión y reducen la hinchazón e inflamación.

La planta entera de diente de león es comestible: flor, hojas y raíz. Para esta receta me enfocaré en usar solo las partes verdes. Para esto, debe seleccionar las hojas jóvenes de una planta que aún no ha florecido. Los dientes de león son un poco amargos y esa amargura aumenta aún más cuando la planta florece.

Uno puede comprar las partes verdes del diente de león en muchos mercados, pero también puede buscarlos en la misma naturaleza. Solo debe estar consciente dónde lo hace. Asegúrese de no cosechar en tierras que hayan sido tratadas con pesticidas, herbicidas u otros contaminantes. No los recolecte de senderos o bordes públicos, lotes de residuos urbanos, o cualquier área contaminada químicamente, incluyendo céspedes tratados. También es importante lavar bien los dientes de león que usted ha cosechado. Sugiero remojarlos durante 10 minutos, enjuagar y luego repetir el proceso de limpieza.

Ahora a cocinar. Esta es mi receta de un clásico del sur de Italia llamado Ceci e Cicoria que se traduce a Garbanzos y Dientes de León. Esta receta es ideal como plato principal vegetariano liviano servido con unos trozos de pan fresco y crujiente. También hace una excelente guarnición para el pollo asado.
(Si usted no tiene diente de león, puede utilizar col rizada, acelga, o brócoli como sustitutos.)

Ceci e Cicoria

2 porciones como plato principal

 

Ingredientes

  • 2 cucharadas de aceite de coco
  • ½ cebolla amarilla, recortada en cubitos
  • 1 manojo verde de diente de león, picado
  • 2 tazas de garbanzos cocidos
  • ½ cucharadita de paprika
  • Cáscara de ½ limón
  • 2 cucharadas de piñones tostados
  • Sal y pimienta negra a gusto

 

Instrucciones

  1. Caliente el aceite de coco en un sartén grande.
  2. Añada la cebolla picada y deje freír hasta quedar transparente.
  3. Sazone con la paprika. Cocine mezclando el sartén durante 1-2 minutos.
  4. Agregue los dientes de león picados. Cocine hasta que se ablanden.
  5. Agregue los garbanzos. Sazone con sal y pimienta. Cocine hasta que queden bien calientes.
  6. Agregue los piñones tostados y la ralladura de limón.
  7. Retire del fuego y sirva inmediatamente.

Leave a Comment