Share

Consejos para el Regreso Escolar Saludable y Seguro de los Niños

Este artículo también está disponible en: Inglés, Portugués, Brasil

StatePoint

Traducido por Jamal Fox

Prepararse para regresar a clases significa más que un viaje a la librería. Este año escolar puede ayudar a los niños a mantenerse fuertes, sanos y seguros, poniendo su bienestar como enfoque principal.
“Pensar en regresar a la escuela ahora puede ayudar a los padres a mantener a sus hijos rumbo a un verano y escuela saludables”, dice la doctora Sandra Hassink, MD, FAAP, Presidenta de la Academia Americana de Pediatría.
Con esto en mente, Hassink recomienda tomar las siguientes medidas.

Acomódese a la Rutina Escolar
Haga más fácil la transición de regreso a la escuela manteniendo su hora de dormir y comidas programadas durante el verano y ajustando sus horarios en época escolar. Si su hijo ha estado acostándose más tarde de lo habitual, comience a ajustar su hora de dormir más temprano para finales del verano. Dependiendo de la edad, los niños y adolescentes necesitan entre 8,5 a 9,5 horas de sueño cada noche.
Para los niños pequeños, pedir ver su nueva aula y conocer a su nueva maestra antes de que empiecen las clases pueden calmar la tensión en el primer día. Revisen el horario de escuela con su hijo, y hablen sobre cómo llegar a la escuela y cuáles son los planes para después del horario escolar.

Programe una Visita a su Pediatra
La temporada de regreso a la escuela es un buen momento para programar un examen pediátrico. Haga una lista de cosas que desea hablar con el pediatra de su hijo. Esta lista debe incluir asegurarse de que su hijo esté al día con sus vacunas, una parte crucial de la atención preventiva.
Es una buena idea construir un hogar médico con un pediatra manteniendo a un médico o consultorio durante toda su infancia y adolescencia. El médico estará mejor informado de los antecedentes médicos de su hijo y consciente de los problemas emergentes.
Más allá de las pruebas médicas, los pediatras están bien equipados para aconsejar a los pacientes y padres en cuestiones emocionales y sociales, además de problemas que a menudo surgen durante la adolescencia, como el tabaquismo, las drogas, la bebida, la actividad sexual y la depresión.
“Los padres pueden preguntar a un pediatra sobre todo lo relacionado con el cuidado de su niño o adolescente”, dice el Dr. Hassink. “La visita puede ser una buena forma de hablar sobre estos temas”.

Considere los Deportes
El deporte puede promover la confianza, cooperación y los hábitos saludables, y el inicio del año escolar trae muchas oportunidades para unirse a varios programas deportivos.
La hidratación, nutrición y acondicionamiento adecuados son importantes para cualquier deporte, especialmente aquellos con un intenso entrenamiento en un clima cálido. Programe un examen físico deportivo con su pediatra para discutir sobre la salud general de su hijo y cómo prevenir lesiones.

Hablen Sobre la Seguridad
Si su hijo irá a la escuela a pie, recorra la ruta con él o ella para evaluar su seguridad. Infórmese sobre los patrones de tráfico y cruces. Enseñe a sus hijos las normas de seguridad, como mirar a ambos lados. Si es posible, pida que su hijo vaya con un hermano mayor o un vecino. Si su hijo irá en bicicleta o monopatín, asegúrese de que lleve un casco. Revise las reglas básicas para una conducción más segura. Los pasajeros del autobús también deben estar conscientes de las reglas de seguridad, como permanecer en su asiento y obedecer al conductor.
Puede encontrar más consejos de regreso a la escuela en www.healthychildren.org.
Como padre o madre, usted puede tomar medidas para asegurarse que sus hijos estén preparados para un año escolar feliz y saludable.

Leave a Comment