Share

Defendiendo la Constitución: Empecemos con la Enmienda 14

Este artículo también está disponible en: Inglés, Portugués, Brasil

Emanuela P. Leaf

Donald Trump lanzó su plan de inmigración a mediados de agosto, pidiendo la construcción de una pared en la frontera al sur de los Estados Unidos (pagado por México) y otras medidas para reforzar la aplicación de ley y limitar la inmigración, tanto legal como ilegal.

Entre sus propuestas está: “Poner fin a la ciudadanía por nacimiento”, diciendo que “esto sigue siendo el imán más grande para la inmigración ilegal”. “Esto se contradice por estudios que indican que los trabajos y oportunidades económicas son las mayores atracciones para los que vienen a los EE.UU. ilegalmente”.

Marc Rosenblum, directora adjunta del Programa de Política de Inmigración del Instituto de Política Migratoria, un comité independiente de expertos, dijo a FactCheck.org, una organización sin fines de lucro no partidista de “defensa de consumidores” para votantes, que los estudios han demostrado consistentemente que los factores económicos son los grandes determinantes para la inmigración ilegal. “Si uno lee algunos cuantos cientos de artículos académicos, no creo que encontremos uno que identifique el deseo de tener hijos en los EE.UU. como un factor significativo en el pensamiento de la gente”, dijo.

La ciudadanía por nacimiento se refiere al hecho de que un niño nacido en territorio estadounidense es un ciudadano de Estados Unidos gracias a la Constitución, incluso si ambos padres no están en el país legalmente. Los padres todavía no son ciudadanos y no pueden beneficiarse de una tarjeta verde por su hijo hasta que este niño cumpla 21. En otras palabras, la ley exige un período de espera de 21 años antes de que cualquiera de los padres pueda obtener algún beneficio de inmigración mediante un niño nacido en Estados Unidos.

De acuerdo con una encuesta del centro de investigación Pew el 2011, los inmigrantes latinos, tanto legales como no autorizados, no mencionaron la ciudadanía por nacimiento como una razón para venir a los EE.UU. En lugar de esto, el 55 por ciento indicaron que las “oportunidades económicas” los trajeron a los Estados Unidos. 24 por ciento citaron “razones familiares”. La encuesta no incluyó más detalles sobre que exactamente esos “motivos familiares” eran. Rosenblum dijo que algunas personas que se reúnen con miembros de la familia vienen a los EE.UU. ilegalmente debido a los largos tiempos de espera de las visas familiares.

Existe bastante evidencia de que la salud de la economía estadounidense, y por ende la disponibilidad empleos, es lo que principalmente impulsa la inmigración. El número de inmigrantes en situación ilegal se ha mantenido en 11,3 millones durante los últimos cinco años, según el proyecto Hispanic Trends del Centro de Investigación Pew, un período de lenta recuperación económica.

El Instituto de Política Migratoria tiene estimaciones similares en cuanto al número de inmigrantes aquí ilegalmente, y sus cifras también demuestran un flujo y reflujo de la economía. “Durante la década de los 90, la población no autorizada aumentó sustancialmente, duplicándose de 3,5 millones a 7 millones. Siguió aumentando durante la década del 2000, alcanzando un pico de 12,2 millones en 2007, y luego disminuyendo a 11 millones durante y después de la recesión”, informó el Instituto en un reporte de agosto de 2015.

Si el “mayor imán para la inmigración ilegal” fuera la posibilidad de obtener la ciudadanía mediante un hijo nacido aquí, aparte del período de espera de 21 años, entonces debería haber más mujeres (madres) que hombres entre los que viven en el país ilegalmente, ¿correcto? Pero el proyecto Hispanic Trends de Pew descubrió que los hombres superan a las mujeres en esta población de grupos en edad fértil.

Ha habido un aumento en el porcentaje de los que viven aquí ilegalmente con hijos nacidos en Estados Unidos, de 30 por ciento en 2000 a 38 por ciento en 2012. Sin embargo, Pew afirma que esto se debe a un aumento considerable en las personas que han vivido en los EE.UU. a largo plazo. En 2000, el 35 por ciento de los adultos inmigrantes no autorizados vivieron en el país durante 10 años o más. En 2012, esta cifra era del 62 por ciento.

Pero, a pesar de todos los estudios citados aquí, tenemos más realidades:

  • El precio global del plan de Trump sería de $166 mil millones
  • Trump es nieto e hijo de inmigrantes y está casado actualmente a una inmigrante
  • Hace dos años, cuando Trump se reunió con activistas de inmigración quienes le contaron sus historias y pidieron su apoyo, él les dijo cuando terminó la reunión, “Ustedes me convencieron”.

Bajo el Plan de Inmigración de Trump, en la sección de “Defender las leyes y Constitución de los Estados Unidos”, él escribe, “Estados Unidos sólo será grande mientras Estados Unidos siga siendo una nación de leyes que vive de acuerdo con la Constitución. Nadie está por encima de la ley”.

La ciudadanía de los Estados Unidos es un asunto de ley federal, que se rige bajo la Constitución de los Estados Unidos. Desde la aprobación de la Decimocuarta Enmienda de la Constitución el 9 de julio de 1868, la ciudadanía de las personas nacidas en los Estados Unidos ha sido controlada por la Cláusula de Ciudadanía, que establece: “Todas las personas nacidas o naturalizadas en los Estados Unidos y sometidas a su jurisdicción, son ciudadanos de los Estados Unidos y del Estado en que residen”.

Al parecer, para el Sr. Trump, la parte de la ley de “Nadie está por encima de la ley” de su plan no se aplica a él. Él parece creer que con dinero suficiente puede distorsionar los hechos, ocultar su hipocresía, llamar violadores a una comunidad entera de personas e incluso reescribir la Constitución.

Pero el Sr. Trump y yo estamos de acuerdo en algo: Estados Unidos sólo será grande, siempre y cuando se mantenga como una nación de leyes que vive bajo la Constitución. Pero yo digo que empecemos por dejar en paz a la decimocuarta enmienda y demos una rápida lectura a la Declaración de Independencia, sólo para recordarnos de lo que realmente nos hace grandes, un lugar del cual todas las personas de todo el mundo quieren ser parte.

“Sostenemos que estas verdades son evidentes: que todos los hombres son creados iguales; que son dotados por su Creador con ciertos derechos inalienables, que entre éstos están la Vida, la Libertad y la Búsqueda de la Felicidad”.

Leave a Comment