Share

Dígalo en Chocolate

Este artículo también está disponible en: Inglés, Portugués, Brasil

Por Renato Ghio
Dos empresarios locales, Michael y Jennifer Sauvageau, están uniendo el chocolate y el láser para crear regalos únicos que son una tarjeta y un dulce comestible en uno.

Su nueva empresa, Noteworthy Chocolates, graba un mensaje personal con láser en lo que ellos llaman estacionaria de chocolate. Es un regalo delicioso y 100% personalizado. “No se trata sólo del chocolate”, dijo Michael. “Se trata de enviar mensajes a las personas que quiere.”

Esta idea única de negocio tiene dos partes. El otoño pasado Michael regresaba de una expo en Nueva York y se dio cuenta que todas las cabinas de lujo daban chocolates. Pensó para sí mismo, “¿Qué se puede hacer con él (chocolate) que en realidad sea único? ¿Qué se puede hacer para personalizarlo?” Casi al mismo tiempo en Facebook, él vio notificaciones sobre los láseres. Y aunque uno no piensa en unir las dos cosas juntas, Michael lo hizo. Se preguntó, “¿Qué pasaría si utilizo láser para el chocolate?”

Esta pregunta resultó en meses de investigación e intentos fallidos. Una vez que se dieron cuenta que la idea era factible, ellos no sólo requirieron equipo de fabricación de chocolate, sino también un láser. Fue entonces cuando llegaron al Centro de Innovación de Danbury. Desde enero, Michael y Jennifer han estado durante largos días y noches perfeccionando el proceso y el producto. A través de la experimentación, ellos descubrieron qué tipo de arte y fuentes funcionan mejor, además de controlar la temperatura y velocidad correcta del láser. Michael notó que las personas del centro de innovación fueron tan importantes como el láser, y maravillosas fuentes de asesoramiento, orientación y aliento.
Noteworthy Chocolates ofrece estacionaria de chocolate blanco, negro y de leche. Su proveedor de chocolate Crafts Fair Trade Certified utiliza cacao de origen sostenible de Ecuador. Está fabricado en pequeñas cantidades en la tradición artesanal francesa en los EE.UU. con los mejores ingredientes no modificados genéticamente. El chocolate negro comparte equipo con el de leche y chocolate blanco. El chocolate es de soya, libre de maní y gluten.

Se pensó bastante no sólo el chocolate, sino también en el empaquetado simple y eco-elegante. Casi todo el envase es biodegradable, reciclable, reutilizable o compostable. Dentro de la caja externa dura, cada chocolate viene envuelto en papel de cera, junto con su mensaje especial grabado con láser en forma tradicional de papel en un sobre lacrado. De esta forma, tendrán un recuerdo y se sentirán mal por haberse comido el chocolate.

“Queremos que sea una experiencia al abrirlo”, dijo Michael, añadiendo que hay un “factor sorpresa” cuando uno se da cuenta de que este mensaje de chocolate fue hecho sólo para uno.

.

Leave a Comment