Share

El DHS Debe Ser Transparente Con El Público Sobre su Programa de Prioridad de Aplicación

Este artículo también está disponible en: Inglés, Portugués, Brasil

Traducido por Jamal Fox

Este mes, los grupos de derechos de inmigrantes emitieron una solicitud de Ley de Libertad de Información (FOIA) al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) para descubrir la verdad sobre la suspensión del fallido programa de deportaciones Comunidades Seguras de ICE y la creación del nuevo Programa de Prioridad de Aplicación (PEP- Comm), que ha sido criticado por tener los mismos defectos que el programa anterior.
“EL DHS mismo ha reconoció el fracaso de Comunidades Seguras, pero este nuevo programa sigue involucrando a ICE con la policía local, lo que nos deja con más preguntas que respuestas”, dijo Jessica Karp Bansal, directora de litigios de la Red Nacional de Jornaleros. “Como mínimo, el DHS está obligado por ley a ser transparente con el público sobre lo que PEP significa para los inmigrantes y sus familias.”

El presidente Obama anunció el año pasado que estaba cancelando Comunidades Seguras, el polémico programa de cooperación entre ICE y la policía estatal y local que pretendía enfocarse en criminales peligrosos, pero que en realidad terminó deportando a muchas personas que no tenían antecedentes penales. Pero el programa que lo remplazó es muy similar. De hecho, muchos de los defectos que hicieron tan problemático a Comunidades Seguras están profundamente arraigados en el nuevo programa.

Comunidades Seguras funcionaba de esta forma. Se tomaban las huellas dactilares de todas las personas detenidas por la policía o sheriffs, sin debido proceso, y los comparaban con las bases de datos de inmigración. Luego, si ICE tenía la más mínima sospecha de creer que podían deportar a alguien, ellos enviaban una solicitud de “retención” a la cárcel local, pidiendo que la persona sea retenida por más tiempo, a expensa local, hasta que ICE pueda recoger a la persona para deportarlo. Sólo esto resultó en cientos de miles de deportaciones durante los últimos años
PEP-Comm ejecuta el primer paso de este proceso exactamente de la misma forma. ICE continuará obteniendo de forma inmediata las huellas dactilares de todas las personas detenidas en los Estados Unidos, incluso cuando una persona es detenida sin motivo alguno o su detención no tiene nada que ver con asuntos migratorios.
Sin embargo, según dicen los papeles, lo que sucede a continuación debería ser diferente.
ICE emitió una serio de memorandos que afirman “mejorar” Comunidades Seguras y fortalecer sus “prioridades”, enfocándose en las amenazas de seguridad nacional, criminales convictos, miembros de pandillas e inmigrantes ilegales detenidos en la frontera. Una de las prioridades de segundo nivel estaría en las personas condenadas por delitos menores significativos o múltiples y aquellos que no son aprehendidos en la frontera, pero que ingresaron o volvieron a ingresar ilegalmente a los EE.UU. después del 1 de enero de 2014. La tercera prioridad sería para aquellos que no son delincuentes, pero que no cumplieron con una orden final de deportación emitida después del 1 de enero de 2014.
Pero incluso después que se emitió el memorando, una cadena de detenciones absurdas llegaron a las noticias nacionales, como la casi deportación de Ruth Montaño, una madre en California, porque sus perros ladraban mucho. Esto fue a menos de dos semanas después de emitirse el memorando.
Pero bajo PEP-Comm, en lugar de retenciones inconstitucionales, ICE mayormente pide a la policía y sheriffs locales notificarles cuando las personas que cumplen con una lista de prioridades (un poco más limitadas, por lo menos en el papel) están a punto de ser liberados.

La solicitud de FOIA de obtener información básica sobre el programa de deportación PEP-Comm llega en un momento excepcionalmente importante. El alivio administrativo que ofrece una autorización laboral para millones de inmigrantes permanece temporalmente postergado por un juez del tribunal federal de distrito, pero incluso si estuviera plenamente en efecto, la acción ejecutiva de Obama en realidad dejó a millones de los inmigrantes más vulnerables (hombres y mujeres trabajadores que no tienen hijos nacidos en EE.UU. y que emigraron a los Estados Unidos como adultos) aún más expuestos.

El Congreso ahora ha financiado plenamente al DHS para hacer cumplir el sistema migratorio no reformado y fragmentado. En este contexto, es crucial hacer un llamado a la transparencia y rendición de cuentas sobre los esfuerzos continuos de ICE por desplazar la responsabilidad del gobierno federal hacia la policía local.

No debemos olvidar que el presidente Obama ha deportado a más inmigrantes indocumentados hasta el final de su segundo mandato que cualquier otro presidente en la historia de los Estados Unidos, y el programa de deportación PEP-Comm seguramente lo mantendrá en ese rumbo si no es controlado.

Leave a Comment