Share

Esperen lo Mejor, ¡Prepárense para lo Peor!

Este artículo también está disponible en: Inglés, Portugués, Brasil

 

Por Catherine Blinder

El invierno está a la vuelta de la esquina, y la temporada oficial de tormentas está vigente en noviembre. Aquí en Connecticut ya sabemos lo devastador que pueden ser las tormentas a principios de invierno, y el recuerdo de los cortes de energía, pérdidas de servicio de celular y pérdidas de días de trabajo aún están frescos en nuestras memorias. Pero este año tenemos la oportunidad de estar mejor preparados, y espero que siendo más inteligentes, ¡será más fácil sobrevivir al inevitable clima de Nueva Inglaterra!

Medicamentos y Suministros Médicos:

Para aquellos que dependen de dispositivos médicos que requieren electricidad o medicamentos que deben ser refrigerados, estar preparados realmente puede hacer la diferencia entre la vida y la muerte.

Para poder mantener su eficacia, ciertos medicamentos, como la insulina, deben mantenerse a una temperatura adecuada, y si son expuestos al agua, calor, humedad y otros factores, pueden ser considerados inseguros.

Esto se aplica a medicamentos con y sin receta. Incluso los comprimidos o cápsulas que han sido expuestos al agua o calor pueden perder su eficacia. Hable con su farmacéutico sobre lo que es seguro tomar y lo que quizás deba sustituir.

Si usted depende de la electricidad para su equipamiento médico, por favor, planifique a futuro. Asegúrese de tener muchas baterías, suministros diabéticos, oxígeno, etc. Si éstos le son entregados a domicilio y no puede permanecer en su casa durante una tormenta, asegúrese de notificar a sus proveedores sobre su ubicación temporal para que no haya interrupción en el servicio o entrega.

Seguridad Alimentaria:

Perder toda la comida de un refrigerador o congelador es difícil, especialmente si usted tiene una familia que alimentar. La mayoría de los refrigeradores mantienen refrigerados sus contenidos por unas cuatro horas, si no los abre. Si sabe que una tormenta se acerca, compre bolsas o bloques de hielo y colóquelos en el refrigerador o llene sus hieleras de hielo con los contenidos más importantes de su refrigerador.

Los congeladores, si están llenos y sin abrir, se mantienen congelados durante 48 horas.

Recuerde, si tiene dudas de algún alimento, ¡bótelo a la basura!

Otras Precauciones Importantes:

Los generadores portátiles nunca deben ser utilizados dentro de su casa, sótano, garaje o cobertizo. No son seguros en espacios cerrados, incluso con ventanas abiertas. Coloque los generadores afuera, y lea con cuidado sus instrucciones de uso.

Nunca use parrillas de carbón o estufas de campamento adentro ya que pueden producir niveles letales de monóxido de carbono.

Instale sus alarmas de monóxido de carbono (CO) fuera de cada dormitorio y cambie las baterías cada año.

Llénese de linternas y baterías. Evite utilizar velas pero, si necesario, no las deje solos.

No caliente su casa con la estufa de la cocina ya que es otro peligro de incendio y salud.

Si su sótano se inunda, no camine por él. Nunca sabe si hay una fuente de electricidad comprometida. Si lo hace, podría causar una electrocución.

Si usted tiene una bomba de sumidero, asegúrese de que esté funcionando antes de que llegue la tormenta. Levante el flotador para ver si se activa el motor de la bomba.

Las válvulas de gas natural o propano que han estado bajo el agua deben ser reemplazadas. Sea consciente de las fugas en sus conexiones de gas. Si huele algo raro, salga de la casa y notifique a su compañía de gas.

Por último, una vez que la tormenta pase y usted está trabajando en reparar los daños y perjuicios, si siente que alguien le está cobrando más de justo, comuníquese con el Departamento de Protección al Consumidor al 1-800-842-2649 para reportarlo.

Verifique que su familia, amigos y vecinos estén bien durante las tormentas, y comparta estos consejos de supervivencia con anticipación. Así, ¡todos estaremos más seguros!

Este artículo fue escrito por Catherine Blinder, directora de educación y divulgación del Departamento de Protección al Consumidor del Estado de Connecticut. Para saber más sobre cómo el Departamento puede ayudarle, llame al (860) 713-6300 o visítenos en línea en www.ct.gov/dcp.

Leave a Comment