Share

Fraudes Contra Ancianos Continúan Enfocando a Los Más Vulnerables

Este artículo también está disponible en: Inglés, Portugués, Brasil

 

Por Catherine Blinder

Una nueva estafa ha hecho noticia recientemente, y está claramente dirigido a los consumidores mayores.

Se enviaron folletos a los residentes de todo el estado ofreciendo subsidios para rodilleras, soportes para el cuello, audífonos, pruebas de diabetes audición y cobertura GAP con beneficios de Medicare. Los volantes titulaban “Aviso de Beneficios de Salud y Bienestar para Residentes de Connecticut” e incluyen el sello del estado.

Cuando los residentes llamaron a los números en el folleto, se les pidió a información personal, incluyendo números de seguro social y números de Medicare.

“A pesar que los números telefónicos fueron sacados de circulación, esta estafa sirve para recordar a los consumidores tener cuidado de peticiones no solicitadas que requieren dar información personal”, dijo el comisionado Jonathan A. Harris, agregando: “Un sello oficial puede ser fácilmente copiado y utilizado por los estafadores”.

Cada año, 7,3 millones de adultos mayores, el 20 por ciento de los estadounidenses mayores, son víctimas de abuso financiero o robo de identidad. ¿Por qué el enfoque en los adultos mayores?
Cuando las personas envejecen, a menudo se sienten orgullosos por tomar buenas decisiones y ser buenos jueces de carácter. Los estafadores, sin embargo, son muy hábiles para engañar a los consumidores, incluso a los más inteligentes. Aquellos que viven solos y tienen poco contacto con personas que no sean sus cuidadores quizás se sientan solos y marginados. Alguien que los llama y demuestra interés en su bienestar puede fácilmente aprovechar esta soledad.

Las personas mayores también tienen una mayor incidencia de problemas cognitivos, que puede resultar en malas decisiones financieras.

Debido a que los adultos mayores suelen tener más dinero y mejor crédito que la gente joven, ya que trabajaron duro y ahorraron toda su vida, esto los hace aún más atractivos para los estafadores que pueden intentar hacerlos “invertir” en esquemas riesgosos o fraudulentos. La mayoría nunca llega a ver el alto rendimiento de su “inversión” original.

Por último, los adultos mayores tienden a no reportar las estafas, por temor a represalias o juicio por parte de sus familiares, amigos y otras personas, y sienten vergüenza por ser tan crédulos.

Y esto es justamente lo que los estafadores buscan: personas vulnerables que pueden dejarse llevar por promesas de un buen negocio o dinero fácil. Lamentablemente, estas promesas no sólo son una farsa sino que también la pérdida de ahorros puede ser devastador para estas personas mayores y jubiladas, porque hay menos oportunidad de recuperar las pérdidas.

Si usted tiene a adultos mayores en su familia o vecinos que podrían necesitar una mano, hable con ellos acerca de las formas de evitar caer en estafas y ofertas de inversión fraudulentas.

Estafas de tele-marketing y fraude por correo

  • Si toca su puerta, dígale que necesita tiempo para pensar sobre la oferta y consultar con los demás.
  • Siempre pida, y espere recibir, material escrito sobre cualquier oferta o caridad. Lea y compréndalo usted mismo, o con la ayuda de un amigo, antes de hacer cualquier tipo de compromiso.
  • Obtenga el nombre del vendedor, identidad del negocio, número de teléfono, dirección y número de licencia del negocio y verifique que sean legítimos antes de hacer transacciones de negocios.
  • No compre cualquier cosa o envíe dinero por teléfono, incluso si dicen ser de un pariente que lo necesita. Simplemente diga NO.

Si suena demasiado bueno para ser verdad, ¡probablemente lo sea!

Fraude y Abuso de Medicaid/Medicare

  • Proteja su número de Medicare de la misma forma que sus números de tarjeta de crédito y no permita que nadie más lo utilice.
  • Tenga cuidado con los vendedores que tratan de venderle algo que dicen será pagado por Medicare.
  • No de información personal a la gente de ventas, o como seguimiento a todo lo que reciba en el correo.
  • No llame a los números que aparecen en los correos electrónicos no solicitados, o responda mensajes que le piden que vuelva a llamar bajo riesgo de sanción.
  • Nunca tenga miedo de decir NO.

Si usted ha recibido uno de estos anuncios publicitarios o conoce a alguien que lo hizo, por favor informe al Departamento de Protección al Consumidor al 800-842-2649, o al rastreador de estafas de Better Business Bureau en www.bbb.org/scamtracker/Connecticut.
Algunos otros recursos, además del Departamento de Protección al Consumidor del Estado:

www.uaelderlaw.org/scams.htm

www.elderabusecenter.org

www.ncoa.org/SavvySeniors.

www.eldercare.gov.

www.aarp.org/money/scams-fraud/

http://www.consumer.ftc.gov/features/feature-0030-pass-it-on

Este artículo fue escrito por Catherine Blinder, directora de educación y divulgación del Departamento de Protección al Consumidor del Estado de Connecticut. Para saber más acerca de cómo el Departamento de Protección al Consumidor puede ayudarle, llame al (860) 713-6300 o visítenos en línea en www.ct.gov/dcp.

Leave a Comment