Share

Juzgar: Lo que Dice sobre Nosotros

Este artículo también está disponible en: Inglés, Portugués, Brasil

Por Eric Faria 


Cada persona que uno conoce tiene algo especial para darnos, si estamos dispuestos a recibirlo. Cada encuentro nos ofrece el don de una mayor conciencia de nosotros mismos al ilustrar lo que aceptamos y no sobre nosotros. Una mirada honesta nos mostrará que las reacciones que tenemos hacia otros no da más información sobre nosotros mismos que sobre ellos.

Uno nunca puede saber con certeza lo que motiva a otras personas, pero podemos aprender lo que uno acepta o juzga en sí mismo.

Por ejemplo, si alguien hace un comentario sobre usted y es algo que también juzga en sí mismo, lo más probable es que le duela. Sin embargo, si alguien hace esa misma observación y usted no comparte su opinión, es probable que no le moleste en lo absoluto.

Este punto es válido para casi cualquier interacción imaginable: Las reacciones siempre tienen que ver con nuestras propias auto-críticas y sentimientos de inadecuación, no la otra persona.

La mayoría de las críticas a los demás se derivan de una de estas tres causas fundamentales:

1. Usted no tolera el mismo comportamiento o característica en sí mismo.

Por ejemplo, es posible que quizás sea tímido y conozca a una persona muy sociable. Su juicio podría ser algo como: Qué creído. Habla mucho y es desagradable.

Debido a que para usted sería incómodo actuar de esta manera, se resiente de la otra persona.

Este tipo de juicio podría revelar que usted no se está expresando plenamente, por lo tanto, se siente apagado por lo que otros hacen. Si toma conciencia de la causa de esta reacción, y cómo expresarse más plenamente y auténticamente, obtendría el valioso don de una mayor libertad de expresión.

2. Usted demuestra el mismo comportamiento y no está consciente de ello por lo que proyecta su comportamiento repudiado a los demás y lo desaprueba en otros.

Todo el mundo se ha topado con esta segunda causa en algún momento. Alguien se queja de un amigo o conocido y usted piensa por dentro, “Qué gracioso, ¡hacen lo mismo que están criticando!”

Tome una mirada honesta por dentro para ver si comparten algunas de las características que no le gustan en otros. Es posible que se sorprendan al saber que lo hace, incluso si es en otra área de su vida. Esto probablemente le dé información para obtener una mayor auto-aceptación y compasión por los demás.

3. Está envidioso y resiente los sentimientos que tiene, por lo que encuentra algo malo con los que tienen lo que usted quiere y termina juzgándolos.

Alguien que ha logrado un reconocimiento puede recordarle su propia falta de éxito en esa área. Quizás resienta su mayor grado de logros y luego encuentre algo mal con ellos con el fin de evadir sus propios sentimientos de inadecuación.

Dado que la inspiración es un motivador mucho más eficaz que la competencia, sería más probable que logre el éxito si se inspira por las victorias de otros en lugar de perder el tiempo reprochándolos.

Eric Faria es un Entrenador de Inteligencia Emocional. Él ha participado en entrenamientos de auto-desarrollo desde 2005, utilizando estas herramientas en su entrenamiento profesional. Él se graduó de un programa de la Federación de Entrenadores Internacionales en enero de 2014. Faria vive en Connecticut y, además de trabajar con clientes privados, también ofrece charlas motivacionales. Para más información, o para comunicarse con él, envíe un correo a eric@ericfaria.com. 

 

Leave a Comment