Share

La Historia de Diana Bryant

Este artículo también está disponible en: Inglés, Portugués, Brasil

 

Por Maria Danniella Gutiérrez- Salem

Abogado  Extranjera – Venezuela

Las casualidades definitivamente no existen y cuando necesitamos algo, Dios o el universo, conspiran para que esa persona o ese evento sucedan. Pero no siempre debemos dejar todo al destino. Al buscar nuestro sueño, es imperativo rodearnos de personas o profesionales que nos orienten, ya que todo en la vida requiere de un plan y una ruta bien definida para poder alcanzar esa meta. Es quizás por esto que los Coaches son una tendencia que llego para quedarse.

Nuestra entrevistada nació en Bogotá, Colombia. En el año 1999, ella decidió venirse  a los Estados Unidos para estudiar “Psicología y Arte” en Danbury. Me llamó poderosamente la atención lo diferente de estas dos carreras. Entonces me contó que de muy joven ella deseaba ser cantante, artista, quería ser de todo y lo mucho que le costó encontrarse a sí misma. Por ello, en su búsqueda, decidió estudiar psicología pero descubrió que no compartía la teoría de evaluar la vida desde el pasado cuando nuestra vida es hoy. Ella acepta que hay episodios que nos afectan y nos marcan, pero no cree que volver atrás nos ayude. Ella cree que tomar todas esas herramientas que hemos guardado en ese maletín llamado vida y utilizarlas nos hace progresar. Con gran fuerza en sus palabras, ella afirmo que “vivir es hoy, ¡no ayer! No somos una especie de película en la que podemos volver hacer una toma con menos luz o con sonido de fondo. La vida es ese momento en que el director dice que se imprime. Nos toca seguir rodando y es esa espontaneidad lo que nos brinda una la película única”.  Finalmente afirmó que fue por esta razón que cambió su carrera y en su búsqueda encontró una profesión, que requería habilidades muy específicas tales como saber entablar relaciones humanas con todos los tipos de personalidades, saber escuchar, lograr que confíen en ti. Como Coach de Vida, el objetivo principal en su actual profesión es lograr cambios en la vida de las personas. Ella los ayuda a conocerse mejor, a descubrir sus habilidades, identificar posibles adversidades que se pueden presentar, para entonces crear esa estrategia, ese plan que les permitirá tomar acciones que traerán, como resultado, la vida que tanto desean vivir y no despertar cada mañana sin un propósito como lo hacen ahora.

El tema más importante para Diana es su fe. Me comentó que una de las cosas que le ayudó a crecer más como ser humano y encontrar la felicidad fue su acercamiento a Dios. Es por ello que en la actualidad incluso su vida profesional gira en torno a su fe, pues en su profesión como “Life Coach” ha encontrado lo que para ella es una conexión de mayor nivel con quienes profesan su misma fe ya que hay una correspondencia entre lo que piensan, hacen y creen. Al parecer cuando queremos cambiar nuestro estilo de vida, no podemos simplemente vestirnos o comer diferente. El pensar y ser cónsonos entre nuestro discurso hacia los demás y nuestras acciones nos coloca en un estado mental y espiritual diferente.

Definitivamente Diana es una persona inspiradora. Es por ello que concluyo con esta reflexión: En la vida es necesario un sueño, el deseo de lograrlo, el compromiso, trabajo arduo, una visión y misión clara de lo que queremos, enfrentar los obstáculos uno por uno para llegar al éxito. Debemos descubrir que somos buenos para que comience a rodar nuestro sueño. Pues la vida está para vivirla. Pisa tu pasado caminando en un presente lleno de posibilidades y con un futuro que espera sólo un pequeño esfuerzo de tu parte. No tengas miedo al éxito. ¡Tú eres el éxito!

 

María DanniellaGutierrez-Salem ejerció derecho en Venezuela antes de ir tras su propio Sueño Americano y convertirse en escritora en los Estados Unidos. Para quienes deseen recomendar una historia o efectuar comentarios, los invito a ser coprotagonistas de esta columna aportando sus ideas y sugerencias al correo mdgutier@gmail.com.

 

Leave a Comment