Share

La Historia de José Nicolás Bárcenas

Este artículo también está disponible en: Inglés, Portugués, Brasil

Por Maria Danniella Gutiérrez- Salem

Abogada  Extranjera – Venezuela

Constantemente nos preguntamos cómo algunas personas logran estar siempre felices y con un mensaje positivo para nosotros: un comentario divertido o simplemente una palabra de aliento para continuar. Nuestro entrevistado de hoy es una de estas personas maravillosas que hacen que nuestros días sean más llevaderos. Él es originario del Estado de Querétaro ubicado al Noreste de la ciudad de México.

José Nicolás es hijo de Domitila Moreno Jiménez y Tomas Bárcenas González. Es el segundo de doce hermanos, criados bajo la fe Católica y con mucho afecto a pesar de la cantidad de hijos. Él cuenta que su madre siempre estuvo ahí para apoyarlos. Ellos vivían en la pobreza sin refrigerador, sin lujos pero rodeados del amor de la familia. José vino a los Estados Unidos en Semana Santa en el mes de marzo de 1991, hace ya más de 25 años, pero aun recuerda aquel viaje en autobús.  Lo impulsaba el sueño de poder progresar y ayudar a sus hermanos. Él recuerda con cariño su último viaje a México el año 1995 cuando pudo llevar a su familia electrodomésticos, ropas y otras cosas.

José Nicolás no terminó su educación en México y me dice que quizás por ello no entendió desde un principio la importancia de aprender el idioma. El no dominarlo lo alejó de oportunidades laborales por lo cual, hace 3 años, decidió que debía aprender inglés. Entonces se inscribió a un programa gratuito de ESL impartido en la escuela secundaria de Danbury. Me dijo que en la actualidad se encuentra en el grado avanzado y que en el futuro desea obtener su GED. Me explicó que para algunos resulta muy difícil aprender el idioma, pues hablan todo el tiempo en español, en el trabajo, en sus hogares, incluso entre asistentes en restaurantes y comercios donde hablan español. “Es importante conservar nuestra identidad, nuestros valores, pero estamos en Estados Unidos y el idioma oficial es el English. Este país me dio mucho hasta ahora. He vivido más aquí que en México. Aunque la mayor parte de mi familia está en México, este es mi hogar y por ello tengo que comprender, hablar y escribir su idioma. Es un compromiso conmigo mismo, con mis compañeros y con los profesores que se han tomado el tiempo de enseñarme”. Él cuenta que después de llegar aquí reprobó el examen de conducción varias veces.  “En México  la normativa legal de tránsito es similar, simplemente no la respetamos y por ello en el examen práctico me reprobaron”. Ahora, él ayuda a todos los que pueda explicándoles las normas para conducir a fin de que aprueben el examen. “En mi trabajo me suelen decir que es a la manera mexicana, pues aquí todo es muy rápido. Nosotros somos un poco más lentos cuando se trata de hacer las cosas pero yo he logrado un balance al tomarme mi tiempo para hacer las cosas y también disfrutar lo que hago. Cualquier trabajo que tengamos es bueno, si lo hacemos bien. Lo único en la vida que lamento es no haber terminado la escuela, por eso a mis sobrinos y a la gente joven siempre les digo que estudien, que se preparen, que en la vida hay tiempo para todo y la juventud dura poco. Mi sueño se cumplió, pues ayudé a estudiar a mis hermanos, aún ayudo a mis padres, tengo un hogar, mi propio auto, y recientemente me comprometí en matrimonio con una mujer que me acepta como soy y que me apoya en todo. Espero que después de casarnos pueda llevarla a México para que conozca a mi familia.”

José concluyó con esta reflexión: “La felicidad es algo que nos brindamos a nosotros mismos, la educación es una oportunidad valiosa que no podemos dejar pasar. Si logramos encontrar felicidad en cada día por el simple hecho de estar vivos, todo nos será más fácil.” José Nicolás toca el corazón de quienes lo rodean pues es honesto consigo mismo y disfruta de las cosas simples de la vida, es por ello que puede ser feliz en este país y en cualquier lugar del mundo.

María Danniella Gutierrez-Salem ejerció derecho en Venezuela antes de ir tras su propio Sueño Americano y convertirse en escritora en los Estados Unidos. Para quienes deseen recomendar una historia o efectuar comentarios, los invito a ser coprotagonistas de esta columna aportando sus ideas y sugerencias al correo mdgutier@gmail.com.

Leave a Comment