Share

La Historia de Luis Batista

Este artículo también está disponible en: Inglés, Portugués, Brasil

Por Maria Danniella Gutiérrez- Salem

Abogado  Extranjera – Venezuela

 

Los sueños a veces se inician con un deseo de cambio de vida. Nuestro entrevistado nació en la Republica de Angola, un país al sur de África. Es importante aclarar que los portugueses estuvieron presentes en Angola desde el siglo XVI, logrando que se convirtiera en colonia en la década de 1920, y no fue hasta el año 1975 cuando este país consiguió su independencia de Portugal. Luis fue uno de esos tantos hijos de portugueses que, por motivos del destino o por ser menos románticos del oficio de su padre, nació en Angola.

Un lugar que para algunos quizás suene alejado de la civilización, fue donde él vivió los primeros once años de su vida. Fue mágico y por ello no lo olvida. Luis es un amante de la naturaleza y la cultura. Su padre se dedicaba a la construcción de las vías ferroviarias en ese país y cuando regresaron a Portugal, específicamente a la ciudad de Lisboa, mantuvo su línea de trabajo dedicándose a la construcción de las vías del metro.

Estando en Portugal, Luis completó primaria y obtuvo su bachillerato. Se casó muy joven y tuvo su primer hijo, por quien desde muy temprano asumió grandes responsabilidades. Comenzó a trabajar en una de las corporaciones más grandes de Portugal en el área de servicios (limpieza y seguridad). Pronto mostró su interés por surgir en el trabajo. Siendo dedicado, responsable y comprometido, su ascenso fue meteórico, desarrollando una carrera exitosa dentro de esta empresa.

Sin embargo, él deseaba venir a Estados Unidos para aprender Inglés, por lo que trató de renunciar varias veces pero sus superiores le convencían de esperar un poco más. La vida, de una u otra manera, nos empuja a buscar nuestro destino. Luis enfrentó un divorcio complicado y doloroso. Fue entonces veinticinco años atrás cuando decidió finalmente venir a Estados Unidos.

Ya estando en Danbury, se dio cuenta que su futuro y el de su hijo debía ser construido en Estados Unidos. Por esto, una vez que se estableció, su hijo se vino a vivir con él. Hoy es un joven exitoso en su carrera de diseño de videojuegos y vive en Baltimore. Luis con alegría me dijo que tiene otros dos hijos, resultado de su unión matrimonial con Delfina Batista, quien es estadounidense pero de origen portugués. Su rostro cambió desde el momento en que me habló de su nueva esposa, diciendo “que era una mujer llena de vida, honesta, comprensiva, que ha logrado sacar lo mejor de él”. Me encantó ver tanto amor en un hombre por una mujer. Sin duda, son afortunados por haberse encontrado el uno al otro.

En cuanto a su vida laboral, él decidió emprender un negocio en Danbury con las habilidades que aprendió en su anterior trabajo. Ahora es dueño de una compañía que presta el servicio de limpieza tanto a hogares como empresas. Según él, en la sociedad moderna, en la mayoría de los casos ambos trabajan fuera de casa y a veces hasta en otras ciudades, por lo cual es difícil realizar todas las tareas del hogar. Le resulta agradable llegar del trabajo y encontrar todo limpio y en orden, con la confianza de saber que cuenta con un servicio responsable. Asimismo para él, constituye la oportunidad de brindar empleo a personas que, como él, decidieron emprender la aventura de vivir en otro país. Sin embargo, él quiere ir más allá que sólo pagar un salario y es por ello que implementará un plan para contribuir con el retiro de sus empleados.

Él mencionó que forma parte del grupo “Master Networks”, que reúne a emprendedores como él y cuyo objetivo principal es mejorar profesionalmente, aclarando que no se trata de un estudio formal. Sin embargo, ellos estudian diferentes tipos de temas para ser aplicados en sus negocios. Esta actividad les permite conectarse con otros miembros, brindando nuevas oportunidades de negocios ya que parte de esta alianza estratégica es referir a clientes que buscan los servicios que cada uno presta, con la certeza de que recibirán un tratamiento profesional adecuado con los valores compartidos de quienes hacen su vida en el grupo, como la honestidad, responsabilidad, respeto y la innovación. Luis afirma que este grupo le ha brindado la oportunidad de expandir su negocio, ya que ahora posee una visión y misión más clara, también afirma que “las oportunidades están para ser tomadas”.

Finalmente pude concluir con el mensaje de vida de Luis: A veces nos sentimos desafortunados por las cosas que nos ocurren, pues nos adelantamos y pensamos que son malas, olvidando que la vida está llena de muchos episodios. Detrás de un evento como el divorcio no está la definición de nuestras vidas, sino que se encuentra en nuestras acciones y decisiones. Hay un mundo lleno de oportunidades que nos esperan. Sigamos el ejemplo de Luis y continuemos, ¡hasta tener éxito!.

María Danniella Gutierrez-Salem ejerció derecho en Venezuela antes de ir tras su propio Sueño Americano y convertirse en escritora en los Estados Unidos

Para quienes deseen recomendar una historia o efectuar comentarios, los invito a ser coprotagonistas de esta columna aportando sus ideas y sugerencias al correo mdgutier@gmail.com.

 

Leave a Comment