Share

La Historia de Vilma Da Cunha

Este artículo también está disponible en: Inglés, Portugués, Brasil

Por Maria Danniella Gutiérrez- Salem

Definitivamente cada sueño es diferente, único e irrepetible. Es imposible conocer a un inmigrante sin un sueño y es que todos venimos a Danbury CT con un objetivo, que a veces, con el pasar de los meses y años, se ve modificado por las adversidades u oportunidades que se presentan. Nuestra entrevistada es una de esas mujeres excepcionales que no pueden pasar inadvertidas, y es que ella puede volar. Sí, como leyeron, ¡ella puede volar!

2015-06-05 18.36.42

Vilma, es originaria de una hermosa ciudad de Brasil llamada Cianorte, del Estado de Parana. Fue estudiante de Derecho, ahora es Licenciada en Literatura y madre de dos adolecentes por quienes lucha cada día de su vida con la esperanza de hacer de ellos ciudadanos de bien.  Llegó a Danbury hace exactamente 18 años.

Cuando le pregunté por qué escogió Danbury, ella brindó la misma respuesta que muchos dan: “¡Tenía un amigo!” Y es que definitivamente de amigo en amigo, Danbury se ha convertido en la comunidad más grande de Latinoamericanos de Connecticut.

Laboralmente, Vilma se inició en la limpieza. Luego estableció una pequeña empresa de servicio, pero no fue hasta hace 5 años que descubrió el verdadero “Sueño Americano” detrás de su deseo de superación. Un amigo la invitó a volar en helicóptero sobre la ciudad de Nueva York. Una vez en el cielo, ella se sintió como nunca antes y es que no se puede comparar un viaje en avión a la sensación de estar en un helicóptero, el cual provee una mejor perspectiva del espacio y del escenario en sí.

2015-11-29 21.34.21

Ese mismo día descubrió que ese era el trabajo que ella deseaba y entonces invirtió todos sus ahorros para obtener su licencia para volar.

Se preguntarán ustedes, como le pregunté yo, si era muy difícil volar. Ella me respondió: “Eso depende de cuánto quieras hacer. Se requieren tanto clases teóricas como clases prácticas de vuelo para el entrenamiento y pasar exámenes para finalmente obtener la licencia de Piloto”.

“¿Es rentable la inversión?” fue por supuesto mi segunda pregunta. Entonces ella me explicó que el secreto estaba en brindar un buen servicio a los clientes, ya que ellos prestan especial atención a la pericia, el dominio al momento de pilotear, además de la cautela y el respeto a todas y cada una de las reglas de seguridad. Algo que descubrimos en todos los trabajos es que se requiere excelencia, desde quien nos prepara un rico café hasta quien, como ella, pilotea un helicóptero que puede costar aproximadamente cuatrocientos mil dólares.

Siendo costoso este tipo de aeronave, resulta curioso que sea tan popular, por lo que Vilma me explicó: “El helicóptero se ha convertido hoy en día en el medio de transporte predilecto por los empresarios. Esto se debe a su eficacia, comodidad y rapidez, aunado al hecho de que no requiere específicamente de un aeropuerto para aterrizar o despegar, lo que ha generado un considerable aumento en su uso en los últimos años. Sin embargo, los gastos de mantenimiento, combustible y personal calificado para pilotearlo no son bajos”.

Sin duda Vilma es admirable, pues no permitió que el hecho de no poder ejercer su profesión en Connecticut le impidiera desarrollarse profesionalmente en Estados Unidos, lo que seguramente en Brasil hubiese sido casi imposible para ella. Sin embargo, ella aclaró que su sueño no termina con ser piloto, pues ahora quiere ser instructora a fin de brindar la oportunidad a otros de aprender un oficio y disfrutarlo tanto como ella lo hace, pues el mejor sueño es aquel que trasciende.

Cuando somos inmigrantes tenemos la oportunidad de reinventarnos a nosotros mismos, logrando descubrir lo que nos hace únicos e irrepetibles. Finalmente, debo decir que volé con ella sobre New York City donde comenzó todo. Es definitivo, un viaje en helicóptero es una de las experiencias más fantásticas que tuve la oportunidad de vivir. Pero, por encima de esto, debo decir que está el hecho de conocer a gente que demuestra que sí es posible vivir, cumplir o encontrar un sueño.

vilma-1

 

Danniella Maria Gutierrez-Salem ejerció derecho en Venezuela antes de ir tras su propio Sueño Americano y convertirse en escritora en los Estados Unidos.

Para quienes deseen recomendar una historia o efectuar comentarios, los invito a ser coprotagonistas de esta columna aportando sus ideas y sugerencias al correo mdgutier@gmail.com.

Leave a Comment