Share

La Historia de Yamileks Castro

Este artículo también está disponible en: Inglés, Portugués, Brasil

Por Maria Danniella Gutiérrez- Salem 

Abogada  Extranjera – Venezuela 

 

 

¿Cuándo inician los sueños de superación? Estamos acostumbrados a creer que son los adultos quienes tienen sueños de superación. Sin embargo, este país está ello de niños que tuvieron que dejar su patria en busca de un futuro. Yamileks Castro tiene solo 20 años, es originaria de Las Placetas San José de las Matas, Republica Dominicana. En la búsqueda del sueño de su padre que ahora se ha convertido en su propio sueño, ella ha visto como la visión de familia, sus estudios y su país cambiaron.  

Yamileks con entusiasmo me contó sobre su familia: “Luego del divorcio de mis papás, mi padre José Castro decidió que debía buscar un mejor futuro para él y mis hermanos, por ello decidió venirse a Nueva York, EE.UU. en el año 2003. Yo tan solo tenía 8 años, y en ese momento mi madre Ingrid Núñez me preguntó si quería venirme con él, y dije que sí.  El simple hecho de que me consultaran fue importante para mí. Fue muy duro dejar a mi madre y aún sigue siéndolo. A veces pasan hasta tres años sin que pueda verla. Gracias a la tecnología estoy en contacto con ella. Mi amor por mi mamá no cambió, pero me tocó madurar muy rápido y ser independiente. Dios es muy generoso y mi padre se volvió a casar con una mujer excepcional, que me quiere a mí y a mis hermanos como si fuésemos sus hijos. Su nombre es Alejandrina Pérez. Yo sé que no todo el mundo tiene esa suerte y me siento bendecida por ello”. Pude notar cómo su rostro pasaba de tristeza a alegría con sus palabras.    

Le pregunté qué tan difícil era estudiar en Estados Unidos: “La primaria y secundaria no fueron problema, pero cuando quise iniciar la universidad sí fue difícil, pues no recibí ayuda económica al principio y mi padre no tiene altos ingresos. Sin embargo, al mudarme a Danbury todo fue más fácil. Busqué empleo para poder pagar mis estudios, y luego el gobierno empezó a ayudarme, aunque yo sigo trabajado, me gusta ser independiente. Este es un país de oportunidades, si trabajas duro todo se logra. Yo quiero ser en el futuro radióloga. Por ahora estoy en Naugatuck Valley Community College obteniendo mi título asociado. Los maestros se esfuerzan por apoyarnos. Además comparto el aula con gente de muchas partes del mundo y me doy cuenta que no estoy sola. Cuando me siento desanimada, pienso en todas las cosas que puedo lograr y todo se me pasa”. Resulta reconfortante escuchar a alguien tan joven hablar con tanta coherencia. No subestimemos a nuestros jóvenes.  

¿Extrañas mucho a tu país Republica Dominicana? “Lo extraño, el calor es diferente” ¿Diferente cómo? Le pregunté. Con alegría y mucha sinceridad me respondió: “Es que el calor no es húmedo, no te sientes pegajosa. Además hay un calor humano que me encanta. La gente no se conoce pero se saluda. La familia siempre tiene tiempo para uno. Te enfermas y cuentas con todo el mundo. Todos tienen un sentido del humor diferente. Es como una picardía en el corazón que tiene el dominicano. Un sabor no solo al bailar sino también al hablar, nuestro acento es inconfundible. Pero a pesar de todo ello este es mi país ahora.” Pero si pareces querer tanto a RD, ¿cómo es que EE.UU. es tu país ahora? Entonces con seriedad me respondió: “Lamentablemente soy consciente de que para poder conseguir lo que mi familia tiene ahora y lo que yo sé que lograre como profesional, tengo que estar en un país donde no tenga miedo de salir a la calle, donde pueda encontrar trabajo y donde la corrupción no sea lo más común. Nunca dejaré de querer a RD pero debo ser agradecida con este país. Quiero retribuir un día lo que he recibido”. 

Finalmente, ¿tienes un mensaje para los jóvenes que como tú vienen a Estados Unidos? ” Que abran su corazón para amar esta tierra de progreso.  Que aprendan tanto como puedan, pues para lograr las metas en la vida tenemos que estudiar. Que amen mucho a su familia pues ellos siempre estarán sin importar lo que ocurra y que valoren la oportunidad de estar en un gran país como este”. Sin duda Yamileks terminará de lograr su sueño, pues ella es clara con lo que desea. 

 

María Danniella Gutierrez-Salem ejerció derecho en Venezuela antes de ir tras su propio Sueño Americano y convertirse en escritora en los Estados Unidos. Para quienes deseen recomendar una historia o efectuar comentarios, los invito a ser coprotagonistas de esta columna aportando sus ideas y sugerencias al correo mdgutier@gmail.com. 

Leave a Comment