Share

Lo imposible ahora es la nueva normalidad

Este artículo también está disponible en: Inglés, Portugués, Brasil

Por Eric Faria

Traducido por Jamal Fox

¿Cuántas veces han escuchado a las personas quejarse de los lunes? Quizás sea el día único más odiado de la semana. Cada domingo por la noche, algunas personas tienen tanto miedo de pensar en la mañana siguiente. ¿Por qué? ¿Fue siempre así?
Yo creo firmemente en el trabajo como un medio para servir. Muchas veces he escuchado a amigos y familiares decir que ellos odiaban sus trabajos y esto me hace sentir triste, porque si fuimos puestos  en la Tierra para crecer, y nuestros dones y habilidades naturales pueden ofrecer tanta alegría a los demás, ¿por qué hacemos tan mal uso de nuestro potencial?
Cuando uno se detiene para observar a los niños, podemos verlos con chispas de energía, saltando, sonriendo, y siempre curiosos. A medida que envejecemos, la vida comienza a perder su encanto poco a poco. Nos acostumbramos a lo habitual. Las cosas dejan de sorprendernos. Utilizamos las palabras como “increíble” tan a menudo que ya nada realmente merece esa descripción.
Desde muy temprana edad, somos bombardeados por nuestros padres, maestros y la sociedad sobre lo que significa ser exitoso. Esas son las plantillas que debemos seguir y replicar. Nuestra cultura premia a las personas que son ricos financieramente. Lo vemos a nuestro alrededor: en la televisión, en el cine, en Internet y en las revistas. Algunos de nosotros tragamos esa píldora sin cuestionarlo. Pero recordemos que los humanos no somos una cadena de ensamblaje. Cada uno de nosotros poseemos talentos y desperdiciar mentes tan brillantes es una vergüenza.
Yo sé que para reavivar el fuego que nació dentro de nosotros se requiere de dos pasos: la aceptación y la gratitud. Cuando damos la bienvenida al presente con los brazos abiertos, entonces el pasado y lo que podría haber sido deja de controlarnos y, a su vez, comenzamos a sembrar el futuro donde viviremos. Debemos aceptar que todo lo que pasó y dónde terminamos es precisamente donde deberíamos estar.

Después de la aceptación viene la gratitud. Apreciar todo lo que nos ha sucedido: lo bueno, lo malo y lo feo. Todos tuvieron un propósito, y nos hicieron madurar como seres humanos, tal vez incluso nos obligaron a enfrentar patrones de la vida que habían seguido su curso y sólo nos causaron dolor y sufrimiento.

Para poner en práctica estos conceptos y practicarlos diariamente, sugiero llevar un diario. Así podrán ver cómo cambias las cosas a su alrededor inmediatamente.

Ahora cambiemos a caja alta y analicemos el trabajo o la carrera de sus sueños, incluso si no saben lo que es. Quiero que tomen un lápiz y un papel y respondan a estas preguntas con la verdad:

  1. ¿Qué es algo que me encantaría hacer y estaría feliz de hacerlo gratis?
  2. ¿Cómo es mi día ideal, desde el momento en que me despierto hasta que regreso a la cama?
  3. ¿Cómo me sentiría y qué tipo de experiencias tendría durante ese día ideal?
  4. ¿Cómo puedo medir el éxito en ese nuevo trabajo que me encanta hacer?

 

Sean lo más específicos posible y sientan cómo su cuerpo ya se siente feliz al responder y pensar en estas preguntas.

Yo seguiré hablando de este tema en las próximas columnas. He transformado mi vida de una existencia aburrida a una carrera profesional que me encanta. Ayudar a la gente a hacer que lo imposible sea la nueva normalidad en su vida es el regalo que sigue dando frutos.

Ustedes son líderes. ¡Ahora es el momento de responder a esa llamada!

Eric Faria es un Entrenador de Vida y Carreras Profesionales, enfocado en la inteligencia emocional. Él ha estado realizando entrenamientos de auto-desarrollo desde el 2005, utilizando estas herramientas en su entrenamiento profesional. Él se graduó de un programa de ICF (International Coach Federation) en enero de 2014. Faria vive en Connecticut, y además de trabajar con clientes privados, también imparte conferencias y graba videos motivacionales. Para más información, o para comunicarse con él, envíe un email a EricFaria11@gmail.com.

Leave a Comment