Share

Los Premios al Sueño Americano de Tribuna Otorgaron más de $24,000 en Becas y Donaciones

Este artículo también está disponible en: Inglés, Portugués, Brasil

Emanuela P. Leaf

Traducido por Jamal Fox

El sábado, 16 de mayo de 2015, el periódico Tribuna celebró la segunda premiación Anual del Sueño Americano en el Centro Cultural Portugués en Danbury. La noche elegante, con un Centro adornado de rojo, blanco y azul en honor al Día de los Caídos, presentó a distinguidos oradores y ganadores con historias inspiradoras que fueron aclamados por unos 330 invitados, donantes y patrocinadores.

El proceso de nominación para los premios al Sueño Americano 2015 comenzó en marzo de 2015 y terminó el 16 de abril. Se recibieron 115 solicitudes de candidatos que emigraron a nuestro estado desde múltiples países: Brasil, Perú, México, Guatemala, Ecuador, Portugal, Haití, Bangladesh y la India.

Fueron homenajeados todos los 10 finalistas de los premios, seguido por la narración de sus historias de vida. Los ganadores del Estudiante del Año recibieron $2.000 en becas: Cindy Zhunio, residente de Danbury originaria de Ecuador, fue presentada su premio por el Banco Union Savings. Jessica Manfredi, residente de Danbury y originaria de Brasil, fue presentada su premio por Western Connecticut Health Network y Mohammed Alam, un residente de Danbury originario de Bangladesh, fue presentado su premio por Chick-Fil-A en el Danbury Fair Mall. La ganadora del premio al Personaje del Año recibió $2,000: Mercia Ordine, residente de Fairfield originaria de Brasil. Su premio fue presentado por Fogo de Chão Brazilian Steakhouse. El ganador del Veterano del año recibió un premio de $3,000: Carlos Mora, Jr., residente de Danbury originario de México. Su premio fue presentado por el periódico Tribuna.

El premio a la Organización Sin Fines de Lucro del Año fue otorgado a la Biblioteca Pública de Danbury, que recibió $3.000. Su premio fue presentado por Amazon Concrete, Inc.

Los ganadores también recibieron una estatua del Sueño Americano, y sus nombres colgarán de forma permanente en una placa en el ayuntamiento de Danbury en honor a los ganadores del premio al sueño Americano de Tribuna, que será presentado este otoño en una reunión del Consejo de la Ciudad de Danbury.

Se donó un total de $14,000 en premios y becas gracias al apoyo generoso de los patrocinadores del evento.

Durante la gala, también fueron distinguidos líderes de la comunidad. El Premio a la Trayectoria Profesional del sueño americano fue presentado al abogado Américo S. Ventura. El senador estatal Michael McLachlan (R-24), Alessandro Piovezahn, fundador y creador del proyecto LivelyUp, una organización intergubernamental que apoya los Objetivos de Desarrollo del Milenio de las Naciones Unidas y el Departamento de Connecticut de Protección al Consumidor (DCP) fueron honrados con el Premio al Liderazgo del Sueño Americano.

El punto culminante de la noche fue cuando la directora de Tribuna, Celia Bacelar, entregó un cheque de $10.285 en fondos recaudados por la venta de entradas individuales para pagar la cuenta médica en el Hospital de Danbury de Carolina Bortoletto.
Carolina es una activista local que co-fundó Connecticut Students for a Dream (C4D), una organización estatal de jóvenes que trabaja por los derechos de jóvenes indocumentados y sus familias, y que forma parte del consejo de United We Dream, la organización inmigrante liderada por jóvenes más grande de la nación. Con complicaciones estomacales repentinas, ella ha tenido que someterse a nueve grandes cirugías de emergencia y estuvo en coma inducida durante 20 días. Ella ha estado hospitalizada desde principios de diciembre de 2014. El mes pasado, debido a otras complicaciones, ella fue trasladada al Hospital de Yale New Haven.
La noche fue una celebración de diversidad, patriotismo y sueño americano.
Una de las mayores contribuciones que los inmigrantes obsequian a las comunidades en las que viven es la perspectiva.
Muchos inmigrantes han llegado a nuestro país de lugares donde la búsqueda de la felicidad no es un derecho constitucional, donde la libertad de expresión es un lujo, donde la libertad de hablar en contra de su gobierno, adorar a su Dios y luchar por las causas que uno cree pueden costarle la vida. Son lugares donde uno puede trabajar toda su vida y aun así ser incapaz de llevar adelante a su familia, donde la escuela primaria más cercana está a 10 millas de recorrido a pie en caminos de tierra y la posibilidad de estudiar en la universidad es aún más distante.
Esta es la perspectiva que los finalistas y ganadores del premio al sueño americano nos han obsequiado como regalo: el estar agradecidos por lo que tenemos y seguir esforzándonos día a día para mejorar nuestras vidas.

Felicidades a nuestros ganadores y, una vez más, gracias por su generosidad a todos nuestros patrocinadores y colaboradores. ¡Que Dios los bendiga a todos!

Leave a Comment