Share

Muy Pocos Afroamericanos e Hispanos se Convierten en Doctores, según un Estudio

Este artículo también está disponible en: Inglés, Portugués, Brasil

Por New America Media – Especial Noticiero de HealthDay News y NorthStarNews Today

Muy pocas personas de los grupos minoritarios están estudiando carreras de medicina en EE.UU., ocasionando una grave falta de diversidad entre médicos generales y médicos especialistas, según un informe reciente.

Datos públicos recolectados por los investigadores demostraron que en el año 2012:

  • Los afroamericanos representaron un poco menos del 4 por ciento de los médicos en actividad, un 6 por ciento de alumnos en educación médica de postgrado y un 7 por ciento de los graduados de facultades de medicina. La población total de afroamericanos en EE.UU. era del 15 por ciento en 2013, según la Oficina de Censo de Estados Unidos.
  • Los hispanos representaron un poco más del 5 por ciento de los médicos en actividad, un 7,5 por ciento de los alumnos en educación médica de posgrado, y un poco más del 7 por ciento de los graduados de facultades de medicina. Su participación en la población total de los EE.UU. era de aproximadamente 17 por ciento, según cifras del censo de 2013.

“Mi padre se graduó de medicina en 1960, y en ese entonces sólo un 3 por ciento de los médicos eran afroamericanos”, dijo el Dr. Wayne Riley, presidente del Colegio Americano de Médicos (ACP) y profesor clínico de medicina en la Universidad de Vanderbilt, Nashville.

“Este estudio muestra que un 3,8 por ciento de los médicos son negros. Hemos tenido un avance apenas perceptible. En un período de 50 años, estamos muy lejos de los médicos afroamericanos y latinos que representan a su porcentaje de la población”, dijo Riley, quien es negro.

Los resultados del estudio fueron publicados en la edición del 24 de agosto de JAMA Internal Medicine.

La diversidad es importante por muchas razones relacionadas directamente con la atención al paciente, según los expertos.

Por ejemplo, muchos médicos de las minorías terminan siendo médicos de cabecera y regresan a sus comunidades provenientes, ayudando a personas que de otro modo no serían capaces de encontrar un médico, dijo Marc Nivet, director de diversidad de la Asociación Americana de Colegios Médicos.

Algunos estudios han demostrado que los pacientes pueden relacionarse mejor con doctores que se parecen a ellos, dijo la doctora Laura Riley, una obstetra directora de Partos del Hospital General de Massachusetts (MGH) de Boston. Ella también escribió un comentario que acompaña al estudio. Ella no está relacionada con Riley de la ACP.

“A veces realmente hay esa conexión que puede hacer que una conversación o circunstancia difícil se torne un poco menos difícil”, dijo.

Otras investigaciones descubrieron que los médicos del mismo grupo racial y étnico que de sus pacientes pueden ser más sensibles a los problemas que enfrenta un paciente, dijeron Nivet.

Por ejemplo, pueden prescribir horarios de medicamentos o protocolos de tratamiento que los pacientes tienden a obedecer, debido a que toman en cuenta los antecedentes del paciente, indicó.

Los médicos de diferentes grupos raciales y étnicos también aumentan la aptitud cultural de todos los médicos a su alrededor, ayudándoles a comprender mejor las diferentes circunstancias de los pacientes, agregó.

“Otorga a todos los médicos la oportunidad de elevar su nivel de aptitud cultural, debido a que tienen compañeros que son diferentes”, dijo Nivet.

Las mujeres han realizado incursiones exitosas en la medicina, según el estudio. Por ejemplo, las mujeres representan ahora el 48 por ciento de los graduados de facultades de medicina y el 46 por ciento de los alumnos de educación médica de posgrado, según el estudio.

Las mujeres también son mayoría en siete especialidades entre los alumnos de educación médica de postgrado, incluyendo obstetricia y ginecología, pediatría, dermatología, medicina familiar y patología, según revelaron los investigadores.

Aún queda una serie de obstáculos para las minorías, empezando con la educación primaria que reciben.

“Existe una calidad desigual en la educación de Kínder-Grado 12”, dijo Riley de la ACP. “Debemos mejorar la educación pública, y asegurarnos de exponer a los jóvenes a la idea de que ellos también pueden llegar a ser profesionales de medicina y participar en una vida maravillosa de servicio a los demás en un ambiente de cuidado de salud.”

El costo es otro factor. “Las universidades de medicina son ridículamente caros”, dijo Riley del MGH. “Creo que debemos asegurarnos de que no sea algo que quite a la gente de su camino.”

Serían beneficiosas más becas y asistencia financiera, pero Nivet añadió que los estudiantes también pueden ser alentados por personas que les den una perspectiva más amplia sobre este costo.

“Para los estudiantes de bajos ingresos, la idea de que tener una deuda de $200.000 con la universidad hace que algunos se eliminen a sí mismos del proceso”, dijo Nivet. “La única manera de seguir su camino es si tienen buenos consejeros o modelos de conducta que les digan que esta es una sólida inversión en su futuro, y que el rendimiento de esa inversión será muy alta.”

La diversidad también podría beneficiarse con más gente de color que obtiene mayores niveles de responsabilidad, dijo Riley del MGH.

“Estoy lleno de energía y entusiasmo por el número de personas en desarrollo, pero estoy desanimado por el número de personas que llegan a la cima”, dijo. “En las universidades de medicina, los decanos y jefes de departamento deben mirar a sus profesores y promover a las personas que merecen ser promovidas”.

Riley de la ACP señaló que él es apenas el tercer presidente Negro que el Colegio Americano de Médicos ha tenido en sus 100 años de historia.

“Yo no quiero ser una aberración en la historia del Colegio Americano de Médicos”, dijo. “Necesitamos más médicos que sigan mis pasos. Me preocupa que puedan pasar muchos, muchos años antes de que alguien como yo llegue a una posición de liderazgo”.

Leave a Comment