Share

No Hay Nada Malo con Ustedes

Este artículo también está disponible en: Inglés, Portugués, Brasil

Por Eric Faria

Traducido por Jamal Fox

Autenticidad es una palabra fuerte. Puede provocar emociones conflictivas. ¿Debería hacerlo? ¿No debería hacerlo? ¿Por qué es tan difícil para nosotros como seres humanos ser fieles a nosotros mismos? La respuesta puede estar en el pensamiento de que la perfección existe y que al compartir nuestro verdadero yo con el mundo, todos dejarán de sentirse bien con nosotros, o nos marginarán.
Sí, es verdad que algunas personas dejarán de prestarles atención y ¡esto es algo bueno! Una vez que dejen de fingir, su esencia comenzará a brillar y esto quizás asuste a algunas personas. Miren, la verdad es que algunos de nosotros tenemos tanto miedo de nuestro propio brillo interior que caemos en la idea de que no somos dignos de ser brillantes, hermosos, felices. Para aquellos que no quieren salir de la sombra o de su zona de confort, dejarán de servir un propósito. ¡Siéntanse orgullosos! Para permitir que gente nueva, situaciones y los flujos de energía positiva fluyan en su vida, deben dejar de traer su pasado a su presente, y esto quizás incluya a algunas personas que alguna vez fueron parte de esa vida.
La realidad es que estamos solos en nuestro viaje. Nadie más puede tomar nuestros pasos por nosotros. En nuestras relaciones personales, elegimos ser mendigos o emperadores. Aquellos que tienen miedo de enfrentar la incomodidad momentánea de estar solos exigirán atención o cuidado, demandando la presencia de otros, girando alrededor de otras personas. La única vez que uno debe depender de alguien más apto para sobrevivir es durante nuestra infancia.
La transformación proviene desde nuestro interior. Yo digo eso para cualquier pregunta, el amor es la respuesta. ¿Qué pasa con aquello que no está funcionando para usted (o que sigue sucediendo una y otra vez)? Pregúntense a sí mismos: ¿Dónde estoy fallando en quererme a mí mismo? ¿Dónde estoy dejando de ser mi fan número uno? No está en el exterior. No está en otra persona. Enfóquense en su interior y las respuestas comenzarán a aparecer, una por una.
Podemos ser muy críticos con nosotros mismos. Entonces, ¿cómo podemos llegar a un punto de aprecio, comprensión y aceptación de nuestra dualidad, nuestra luz y nuestra sombra? Todo comienza con conocernos a nosotros mismos. Mantengámoslo simple. Quince minutos de meditación dos veces al día hará que su mente se calme y se ponga en contacto con su núcleo, con su verdadero yo. Si no pueden quedarse quietos por quince minutos entonces intenten con diez, o cinco, o incluso dos. Aprendan a calmar su mente y vivir el presente. En el mundo concurrido y ruidoso en que vivimos, me atrevo a decir que es necesario hacerlo ahora.
No hay nada de malo con ustedes. Ya tienen las respuestas. Como Friedrich Nietzsche dijo una vez: “Conviértanse en lo que son.”

Eric Faria es un Entrenador de Vida y Carreras Profesionales, enfocado en la inteligencia emocional. Él ha estado participando en entrenamientos de auto-desarrollo desde 2005, utilizando estas herramientas en su entrenamiento profesional. Él se graduó de un programa de ICF (International Coach Federation) en enero de 2014. Eric vive en Connecticut, y además de trabajar con clientes privados, también imparte conferencias y graba videos motivacionales. Para más información, o para comunicarse con él, envíe un email a eric@ericfaria.com.

Leave a Comment