Share

Oficial Estatal Afirma que los Cambios a la Política Federal Quitan a 6.100 Niños de las Guarderías Subsidiadas

Este artículo también está disponible en: Inglés, Portugués, Brasil

 Por Ana Radelat | CTMirror.com

La medida para mejorar un programa de subsidio de cuidado infantil que ayuda a las familias de ingresos bajos o moderados también hizo que sea más caro y obligó a Connecticut a remover a 6.100 niños de las listas, dijo un funcionario estatal a un panel del Senado en Washington DC el 15 de junio.

Myra Jones-Taylor, comisionada de la Oficina de Connecticut de la primera infancia, pidió más dinero federal, pero los republicanos dijeron que el programa, cuyo costo es compartido por los estados y el gobierno federal, ha tenido suficientes aumentos de fondos.

“Se prevé que los nuevos cambios de política aumenten el costo de nuestro programa Care4Kids por aproximadamente $33 millones en el año fiscal 2017”, dijo Jones-Taylor. “Sin suficientes fondos federales adicionales para cubrir estos costos, Connecticut no tiene más remedio que servir a menos familias”.

Taylor-Jones dijo a los miembros del Comité de Salud, Educación, Trabajo y Pensiones que las notificaciones se enviaron a más de 4.000 familias de Connecticut la semana pasada diciendo que los requisitos de elegibilidad para el programa Care4Kids habían cambiado.

A partir del 1 de julio, el umbral de elegibilidad para las familias que soliciten el programa cambiará del 50 por ciento al 30 por ciento del ingreso medio del estado. Esto significa que para una familia de tres, la elegibilidad se reducirá de un ingreso anual de $44.601 a $26.760.

Cuando la Ley de Bloque de Donación para el Cuidado y Desarrollo Infantil se volvió a autorizar por el Congreso en 2014, se hicieron algunos cambios, incluyendo hacer elegibles a los niños para el programa durante 12 meses a la vez y ofreciendo a los padres que perdieron su empleo unos tres meses de cuidado infantil antes de que termine la subvención.

La legislación también pidió controles completos de antecedentes.

“Quiero que quede claro que no estoy aquí hoy para alentar al Congreso a recortar estos cambios de política”, dijo Jones-Taylor. “No queremos dar un paso hacia atrás, hacia la época en que las políticas CCDBG crearon un desincentivo para ganar un salario más alto o que un cambio sutil en el horario de trabajo de los padres resultaba en la pérdida de una subvención.”

Treinta y siete estados, incluyendo Connecticut, han solicitado la exención de algunas de las nuevas regulaciones que harían que el programa sea más asequible.

Connecticut presentó una exención a los nuevos requisitos de salud y seguridad. Sin embargo, el Departamento de Salud y Servicios Humanos negó a todos los Estados que solicitaron esta exención.

Maggie Adaire, portavoz de la Oficina de Educación temprana de Connecticut, dijo que el estado tenía 60 días para volver a solicitar la exención.

El 2016, el costo anual del programa de subsidio de cuidado infantil de Connecticut fue de aproximadamente $113 millones de dólares, financiado con $53 millones en fondos federales y $60 millones en fondos estatales.

El jueves (09/06), los demócratas pidieron un aumento a los fondos federales del programa, diciendo que en todo el país, apenas uno de cada seis niños elegibles era beneficiado por los subsidios. En Connecticut, todas las familias elegibles reciben subsidios para el cuidado infantil, y no hay lista de espera, pero esta elegibilidad está a punto de ser más restringida.

“Si queremos tener calidad… tendrá que costar más”, dijo la senadora Barbara Mikulsky, D-Md.

La senadora Elizabeth Warren, D-Mass., argumentó que el dinero gastado en la educación temprana es una inversión que genera grandes retornos para el gobierno federal y estatal, lo que resulta en niños mejor asalariados cuando llegan a la edad adulta que pagan más impuestos.

“Esto es lo más cerca que podemos llegar a una obviedad”, dijo Warren.

Los republicanos, sin embargo, dijeron que el programa ha recibido incrementos de los fondos y no necesita otros nuevos.

El senador Richard Burr, R-N.C., cuestionó la petición de más dinero federal de Jones-Taylor. Dijo que los demócratas del Senado ya han asegurado un aumento de $300 millones para el programa en el presupuesto de este año.

Leave a Comment