Share

Posibles Consecuencias de Propuesta para Reducir Aún Más la Elegibilidad para Padres Asegurados en HUSKY

Este artículo también está disponible en: Inglés, Portugués, Brasil

Por el Personal de Tribuna

Connecticut elabora su presupuesta cada dos años, lo que significa que la propuesta que los legisladores aprobaron el 2015 establece un plan de gastos para el actual y siguiente año fiscal. Sin embargo, los legisladores pueden hacer ajustes para el segundo año del presupuesto de dos años antes de que entren en vigencia.

Este año, los ajustes se hacen sentir más que nunca. Un análisis no partidista ha proyectado que, en su redacción actual, el siguiente presupuesto incluye un déficit de más de $900 millones. Los legisladores deben encontrar ahorros o fuentes de ingresos adicionales para equilibrarlo.

Estos recortes o ahorros pueden afectar a las comunidades de muchas maneras: fondos para la educación, subida de impuestos y asistencia sanitaria.

El 2015, el estado de Connecticut recortó la elegibilidad de ingresos para los padres y cuidadores familiares de niños del programa HUSKY de un 201 por ciento del límite federal de pobreza (FPL) al 155 por ciento ($37,665 para una familia de cuatro), afectando a casi 18.000 padres que podrían perder su cobertura el 1 de agosto de 2016.

La propuesta revisada por el gobernador Malloy en abril de 2016 reduciría el límite de ingresos HUSKY aún más, a 138 por ciento del FPL. Para una familia de cuatro personas, esto equivale un ingreso anual de $33.534.

“La reducción de elegibilidad de ingresos de casi 10.000 padres de bajos ingresos, como lo propuso el gobernador en su presupuesto del año fiscal 2017, sucederá antes de que sintamos el impacto total de los recortes del año pasado,” indicó Mary Alice Lee, miembro principal de políticas de Connecticut Voices for Children. En total, casi 30.000 familias de bajos ingresos están bajo riesgo de perder su acceso a la cobertura básica de salud como resultado de los cambios promulgados y propuestos de elegibilidad de Medicaid.

Un nuevo informe de Connecticut Voices indica que la reducción de elegibilidad pondrá en peligro el acceso a la cobertura de seguro asequible para las familias de bajos ingresos.

“Recortar la elegibilidad de ingresos HUSKY para los padres es un paso grande hacia atrás en cuanto al compromiso a largo plazo de Connecticut de cubrir a las familias de bajos ingresos”, dijo Sharon Langer, directora de defensa de Connecticut Voices. “Además, la experiencia en otros estados sugiere que los niños elegibles de las familias afectadas están bajo riesgo de perder su cobertura si sus padres también lo pierden”, dijo.

Durante el proceso presupuestario del año pasado, el estado subrayó que la cobertura de salud asequible mediante Access Health CT, el mercado de seguros de salud del estado, está disponible para aquellos padres que pierden su cobertura de Medicaid. Sin embargo, de aquellos que perdieron su cobertura inmediatamente después de los recortes del año pasado, apenas uno de cada cuatro se inscribió a un plan de salud calificado de Access Health CT.

La mayoría de los padres en este grupo (73,5 por ciento) no se registraron o dejaron su cobertura y quizás no tengan seguro. Incluso con subsidios federales para las primas y con límites en sus gastos directos de bolsillo, la cobertura a un plan de salud calificado puede ser muy costosa para las familias de bajos ingresos. Por ejemplo, una familia con dos padres y dos hijos que ganan $48,843 podría ser cobrada hasta $13,676 (28 por ciento de los ingresos del hogar) para una cobertura de salud.

Además, el seguro de salud dental para adultos es una compra por separado, sin subvenciones a las primas y con costos significativos de bolsillo para una cobertura limitada.

La fundación de Salud de Connecticut (CT Health), la mayor filantropía de salud independiente del estado dedicada a mejorar la vida cambiando los sistemas de salud, ha estimado que el 30-40 por ciento de las familias afectadas por la elegibilidad reducida de HUSKY terminaría sin seguro.

CT Health ha estimado que costaría a los padres $1,200 por año, o alrededor de $100 al mes en gastos de bolsillo, lo que está fuera del alcance de muchas familias de bajos ingresos. Además, es probable que pierdan los beneficios dentales y sea poco probable que compren un plan dental independiente a un costo adicional.

Hasta el 2 de mayo, el gobernador Malloy debía presentar revisiones del presupuesto a la legislatura que cumplirían un compromiso donde él recortaría los fondos dando prioridad al transporte y restaurando los gastos que los legisladores han exigido para hospitales y escuelas. A cambio, él pidió a los legisladores que minimicen el uso de ingresos de una sola vez para equilibrar los gastos del 2016-17.

Los demócratas han argumentado que el gobernador demócrata ha tratado de recortar demasiado los fondos para hospitales y servicios sociales. La propuesta de presupuesto de los demócratas que salió en la última semana de abril no propone el recorte de elegibilidad para las familias Husky.

El gobernador ha indicado que no apoyará el presupuesto de los demócratas, que las negociaciones sobre el presupuesto “chocaban contra la pared” y predijo que la sesión legislativa ordinaria del 2016 terminaría a la medianoche del 4 de mayo, sin llegar a un acuerdo.

Leave a Comment