Share

Proyecto Propuesto por Gobernador Amenaza a Miles de Padres con Perder su Seguro de Salud

Este artículo también está disponible en: Inglés, Portugués, Brasil

Kimberlee Pérez de Hartford es una madre que trabaja y estudia en Capital Community College para ser enfermera y como futura profesional de salud, ella sabe lo importante que es el seguro y cuidado preventivo.

Actualmente ella tiene cobertura de salud a través de HUSKY, el programa de cobertura de salud de Connecticut para niños elegibles, padres, cuidadores familiares, personas mayores, personas con discapacidad, adultos de bajos ingresos y mujeres embarazadas. Los niños de hasta 19 años de edad pueden calificar sin importar su nivel de ingresos familiar.

Está disponible para residentes de Connecticut que son ciudadanos o no-ciudadanos calificados, pero los requisitos de calificación podrían sufrir cambios significativos, y Kimberlee podría perder su cobertura.

“Este programa nos ha dado la oportunidad de beneficiarnos con atención preventiva, incluyendo exámenes de salud y vacunas”, dice Pérez. “Me permitía trabajar y continuar con mi educación al mismo tiempo.”

El gobernador Dan Malloy ha propuesto un presupuesto para la gestión 2016-2017 que incluye una reducción a la elegibilidad HUSKY para muchos padres y mujeres embarazadas, como una de las muchas medidas para ahorrar $40 millones en el primer año y $80 millones en el segundo año del presupuesto.

Bajo el plan del gobernador, la cobertura sería eliminada para padres con un ingreso entre el 138 por ciento y 201 por ciento del nivel federal de pobreza, o alrededor de $28.000 a $40.000 para una familia de tres. La cobertura de HUSKY también sería eliminada para las mujeres embarazadas con ingresos entre el 138 por ciento y 263 por ciento del nivel de pobreza, o entre $28.000 a $52.000 para una familia de tres.

La propuesta del gobernador sugiere que estos padres encuentren cobertura asequible utilizando el seguro de salud subsidiado bajo la Ley de Cuidado de Salud Asequible del presidente Obama (ACA), mediante Access Health CT, el mercado de seguros de salud del estado.

Kimberlee Pérez y su hijo Noah
Kimberlee Pérez y su hijo Noah

“Los recortes al programa HUSKY dejarán a mi familia sin seguro”, dice Pérez. “Financieramente, no podemos pagar estas primas de seguros y pagar todas nuestras necesidades básicas. Pero tampoco podemos darnos el lujo de pagar la multa por no tener seguro”.

Bajo ACA, si un individuo o familia no tiene seguro en 2015, tendrán que pagar: el 2 por ciento de su ingreso anual del hogar o $325 por persona por año ($ 162.50 por niño menor de 18 años), cualquiera sea más alto.

La Fundación Salud de Connecticut (CT Health), una organización filantrópica privada que trabaja para mejorar el sistema de salud, encargó un análisis realizado por el Centro Médico de la Universidad de Massachusetts para Derecho de Salud y Economía, sobre el impacto potencial de la propuesta del presupuesto de Malloy. El informe descubrió que a pesar que Access Health CT ofrece cobertura subsidiada para padres como Pérez, sus costos se incrementarán en un promedio de $1,900 al año por una cobertura menos amplia, como perder beneficios dentales. Y debido a los altos costos de seguro de salud, incluso con subsidios entre 7.000 y 10.000, los padres probablemente pierdan su seguro médico.

El informe también estima que los recortes propuestos por HUSKY del gobernador afectarían a 34.000 padres trabajadores, lo que podría dejar a miles sin seguro de salud, junto con el aumento de vulnerabilidad financiera y acceso limitado a la atención.

“Como fundación basada en datos, CT Health encargó este análisis porque nos da a conocer el número de personas afectadas y el impacto a su estrecho presupuesto familiar”, dijo Elizabeth Krause, vicepresidente de políticas y comunicaciones de CT Health. “Pero también nunca dejamos de pensar en las personas detrás de los números. Incluyen a proveedores de cuidado de niños y aquellos que trabajan y estudian para mejorar la vida de sus familias”.

Otros grupos de defensa de salud han pedido al gobernador y legisladores estatales mantener los niveles actuales de elegibilidad HUSKY para las familias ya inscritas en el programa.

Sharon Langer, directora de abogacía de Connecticut Voices for Children, dijo que Connecticut ha logrado grandes progresos en la ampliación del acceso a la cobertura de salud para las familias, pero señaló: “La propuesta del gobernador para padres y mujeres embarazadas podría deshacer este progreso, dejando sin seguro a miles de personas y sus hijos”.

Jane McNichol, directora ejecutiva del Centro de Recursos de Asistencia Legal de Connecticut estuvo de acuerdo, calificando la propuesta como “un paso atrás”.

Mientras tanto, Pérez hace malabares para mantener a su familia, continuar su educación y enfrentarse al estrés añadido de no saber lo que sucederá con su presupuesto.

Sus hijos seguirán siendo elegibles a HUSKY, pero los efectos de tener que pagar las primas mensuales, copagos, deducibles, y cuidado dental suplementario afectaría sus recursos disponibles para la seguridad financiera de su familia entera.

Para Pérez, es difícil tratar de mejorar su vida cuando recursos como HUSKY podrían ser eliminados, especialmente para familias como la suya que la están “usando por la razón correcta.”

Cuando le preguntaron qué le diría al gobernador Malloy, ella dijo, “Usted está haciendo un daño serio  a las familias. Son familias con niños y personas con enfermedades crónicas. La salud debe ser un derecho básico. Se trata de familias que luchan por mantener sus necesidades básicas. Ellos no pueden darse el lujo de tomarse un día libre en el trabajo o pagar por los gastos de hospitalización asociados con la admisión o visitas de atención de urgencia. Incluso quizás no puedan pagar sus medicamentos diarios. Señor  gobernador, este recorte devastará a las familias de Connecticut”.

Leave a Comment