Share

¿Rentar para Ser Dueño o Ahorrar para lo Inesperado?

Este artículo también está disponible en: Inglés, Portugués, Brasil

 

Si usted está apenas comenzando y necesitan muebles, o si de pronto descubre que debe remplazar una estufa rota, nevera, televisión u otro producto electrónico, quizás le atraigan ciertos titulares que dicen: “¡Sin Verificación de Crédito!” o “¡Lléveselo a Casa Hoy Mismo!”

En muchas tiendas Rent-To-Own (arriende para ser dueño) del estado, esto es exactamente lo que dicen para atraer clientes. Y pueden parecer una buena solución para su problema inmediato, pero a menudo usted termina pagando hasta el 100% en intereses del artículo que ha arriendado. Esto significa que básicamente uno está pagando por el artículo dos veces.

Por ejemplo, si usted quiere alquilar un televisor LCD de 40″ con opción a compra, el precio típico “Buy it Now” podría ser de $1,199.99, pero su precio “Rent to Own” podría ser de $1,919.76, ¡es decir una diferencia de $719.77! Y esto es con una tasa de interés del 60%. Si usted intenta buscar un precio más bajo, probablemente lo encuentre por menos de $500.

Si usted busca un refrigerador de 23 pies cúbicos, esta misma tienda podría tener el precio “Buy it Now” en $1,499.99, y su precio “Rent to Own” en $2,399.76. La diferencia es de casi $900. Una vez más, buscando un poco usted podría encontrar este refrigerador en alrededor de $700.

Como hemos dicho en columnas anteriores, a veces las cosas realmente son demasiado buenas para ser verdad. Estos anuncios bien podrían decir “¡Venga y Compre Todo lo que No Puede Pagar!”

Está claro que lo mejor que uno puede hacer es preparar un presupuesto y tratar de tener ahorros para las emergencias. Pero a veces esto no es posible. Cuando las emergencias ocurran, en lugar de ser una víctima de la publicidad y la promesa de pagos fáciles, busque su articulo en tiendas de electrodomésticos usados, Craig’s List, o tiendas de venta de marca que venden mercadería ligeramente abollada o que ya no se vende. Si usted aún no puede encontrar lo que necesita, quizás arrendar con opción de compra sea su única opción. Utilícelo con los ojos abiertos, ¡y lea las letras pequeñas!

Asegúrese de:

  • Obtener las mismas cotizaciones que otros clientes. Muchas veces no hay precios para los artículos, y ellos no están dispuestos a darle el precio real, pero están obligados por ley a decirle si usted lo pide.
  • Leer los detalles del contrato cuidadosamente. Y que alguien más lo lea para usted también.
  • Comprender sus obligaciones financieras y plazos de pago.
  • Comprender las sanciones si no hace los pagos a tiempo. A menudo, se permite a las tiendas venir a su casa y llevarse el producto de inmediato si se retrasa incluso con un pago.
  • Comprender cuáles son sus derechos si comprueba el producto es defectuoso o dañado luego de ser enviado.

Pregunte cual es el precio final una vez cumplidos todos los pagos, así como la tasa de interés total. El precio final no debe ser más del doble del precio inicial en efectivo. Además, el producto debe poder devolverse en cualquier momento durante el contrato de arrendamiento, pero, compruebe si hay recargos para las devoluciones antes de tiempo.

Y como siempre, compare, haga preguntas y ¡tome su tiempo al considerar grandes compras!

Si tiene preguntas o quejas acerca de arreglos de arrendamiento con opción a compra, por favor llame al Departamento de Protección al Consumidor al número de abajo o visite su sitio web en www.ct.gov/dcp.

Este artículo fue escrito por Catherine Blinder, directora de educación y divulgación del Departamento de Protección al Consumidor del Estado de Connecticut. Para aprender más sobre cómo el Departamento de Protección al Consumidor puede ayudarle, llame al (860) 713-6300 o visítenos en línea en www.ct.gov/dcp.

Leave a Comment