Share

Senador de Connecticut Enfrenta a la FIFA

Este artículo también está disponible en: Inglés, Portugués, Brasil

Traducido por Jamal Fox

¿Qué tienen en común los aficionados de fútbol, ​el senador de ​Connecticut Richard Blumenthal y el Departamento de Justicia de Estados Unidos? Ellos no están contentos con la Fédération Internationale de Football Association (FIFA).
El 15 de julio, en una audiencia del Subcomité de Comercio del Senado de Protección a los Consumidores en Washington DC, el miembro de alto rango Richard Blumenthal (D-Conn.), pidió una mayor transparencia y rendición de cuentas en el fútbol de los Estados Unidos a medida que el escándalo de la FIFA se desenvuelve. Blumenthal buscó respuestas sobre cuándo y quiénes en el futbol estadounidense sabían sobre la conducta criminal que azota al fútbol internacional, fechorías que han generado cargos de corrupción por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos.
Para Blumenthal, el fútbol es un deporte creciente e importante en los Estados Unidos y el país se enorgullece y disfruta del juego, sobre todo con la obtención de la Copa Mundial de Mujeres el mes pasado.
Él siente que la corrupción descubierta a la FIFA gracias a la investigación vigorosa del Departamento de Justicia es un perjuicio para el juego.
“Traiciona la confianza de innumerables hombres y mujeres, muchos de ellos jóvenes que recién están empezando en este deporte y que tienen derecho a esperar algo mejor de los líderes de este deporte.”
En mayo de este año, una acusación de 47 cargos fue revelada en una corte federal en Brooklyn, Nueva York, acusando a 14 personas ​​de crimen organizado, fraude electrónico y conspiraciones de lavado de dinero, entre otros delitos, conectados con la participación de los acusados ​​en un esquema de 24 años para enriquecerse mediante la corrupción del fútbol internacional.
“[L]os hechos demuestran que se trataba de ignorancia deliberada o incompetencia flagrante por parte de muchos de los miembros de esta organización, y esto es también cierto sobre la Federación de Fútbol de los Estados Unidos. O lo sabían, o deberían haber sabido sobre esto, y no estoy seguro de cual es peor”, Blumenthal dijo, agregando que muchos de estos crímenes fueron cometidos en los Estados Unidos.
Los acusados ​​ son funcionarios de alto rango de la FIFA, líderes de la organización responsables de la regulación y promoción del fútbol en todo el mundo, así como principales funcionarios de otros órganos del gobierno del fútbol que operan bajo el paraguas de la FIFA. Jeffrey Webb y Jack Warner, los presidentes actuales y anteriores de la CONCACAF, la confederación continental bajo la FIFA con sede en los Estados Unidos, están entre los dirigentes del fútbol acusados ​​de delitos de extorsión y soborno.
Los acusados ​​también incluyen a ejecutivos sudamericanos de marketing deportivo acusados ​​de haber acordado y pagado de forma sistemática más de $150 millones en sobornos y comisiones ilegales para obtener derechos lucrativos de medios de comunicación y marketing para los torneos internacionales de fútbol.
“Se extiende por al menos a dos generaciones de dirigentes del fútbol que supuestamente han abusado de su posición de confianza para adquirir millones de dólares en sobornos y comisiones ilegales”, declaró la Procuradora General Loretta Lynch.
En la última semana de mayo, la policía suiza allanó un hotel en Zurich para detener a altos funcionarios de fútbol de la FIFA como parte de la investigación de corrupción de Estados Unidos. Los arrestados en Zurich provenían de las Islas Caimán, Trinidad y Tobago, Nicaragua, Costa Rica, Uruguay, Venezuela y Brasil, entre otros.
Además, el Departamento de Justicia develó ofertas de declaración de culpabilidad de otros cuatro individuos y dos acusados ​​corporativos, entre ellos el ex ejecutivo de la FIFA Charles Blazer, y José Hawilla, propietario y fundador de un conglomerado de marketing deportivo brasileño. Hawilla acordó entregar $151 millones como parte de su declaración de culpabilidad para evitar ir a la cárcel.
“El hecho es que lo que ha sido revelado hasta ahora es un sindicato criminal a cargo de este deporte al estilo de la mafia. Mi única duda al usar este término es de que es casi insultante para la mafia, porque la mafia nunca hubiera sido tan descarada, abierta y arrogante en su corrupción”, dijo Blumenthal en la audiencia.
Pero, ¿cómo fue posible toda esta corrupción dentro de la FIFA? Todo puede explicarse en la forma en que está organizada la FIFA. Cada una de las 209 naciones miembros tiene derecho a sólo un voto a la hora de elegir a un presidente de la federación y del comité ejecutivo. Eso significa que las Maldivas, Trinidad y Tobago o Costa Rica tienen la misma voz en las decisiones de la federación que Brasil, Alemania o Inglaterra.
Por lo tanto, los países más pequeños, y los individuos que manejan las federaciones de sus países, también reciben su parte igual de los ingresos de la FIFA, lo que no crea ningún incentivo para que ellos cambien alguna estructura del proceso de votación.
Según el senador de Connecticut, sólo las reformas que establezcan una mayor transparencia y rendición de cuentas pueden dar la luz requerida para desinfectar la corrupción en la organización.
“De hecho, una de las propuestas es reorganizarlo como una corporación, o por lo menos una parte, como corporación pública. Estoy orgulloso que los Estados Unidos ha sido líder mundial en sacar estos escándalos a la luz, y hacer que las personas sean responsables. Pero este trabajo está lejos de concluir”.
Blumenthal cree que es necesario que se tomen medidas adicionales que involucren no sólo a los miembros del público y funcionarios públicos, sino también a las corporaciones privadas que patrocinan estos eventos.
Él hizo un llamamiento a las organizaciones corporativas que patrocinan el fútbol internacional como McDonalds, Nike, Coca-Cola y Visa a cumplir su rol de erigirse como guardianes de la buena gobernanza.
“Tienen que hacerlo, en lugar de quedarse en silencio como beneficiarios que se benefician de una gobernanza opaca.”

Leave a Comment