Share

Series del Sueño Americano- La Historia de Ana Costa

Este artículo también está disponible en: Inglés, Portugués, Brasil

Traducido Por Abigail Delgado

Una fila de personas espera su turno para poder obtener una copia firmada del libro “My Little Lovely Kitchen” (Mi pequeña, adorable cocina). Tan pronto ellos llegan adelante tienen la oportunidad de intercambiar algunas palabras con Ana Costa, la autora del libro. Algunos de ellos le piden algunos consejos de cocina y otros le prometen que comenzarán a cocinar ahora que el libro está en sus manos. Hace 26 años atrás, cuando  Ana llegó a los Estados Unidos, ella nunca imaginó que se encontraría en esta fase de su vida. “Para mi este es un momento de realización personal, estoy feliz y emocionada, esto es mi sueño”, dice Ana mientras contiene las lágrimas en sus ojos.

Cuando Ana y su familia vivían en Brasil, fueron unos de los miles de brasileños quienes sufrieron el impacto de la crisis financiera que afectó a este país en los años ochenta. De la noche a la mañana, el esposo de Ana perdió su trabajo como gerente de banco, y Ana quien recién comenzaba su negocio tuvo que declararse en banca rota.

“Yo tomé una decisión drástica y ese mismo año viajé sola a los Estados Unidos de América en busca de una mejor forma para apoyar económicamente a mi familia, siempre con la fe de que tarde o temprano nos reuniríamos”, contó Ana, quien después de lavar platos en un restaurante y limpiar casas durante seis meses, logró ahorrar suficiente dinero para traer a su familia y empezar una nueva vida en los Estados Unidos. Un año después, la familia de Ana logró obtener un estatus migratorio que les facilitó las cosas en los Estados Unidos.

Desde su juventud, a Ana le gustaba cocinar pero no en un nivel profesional, y ella recuerda  uno de sus fallos memorables en la cocina, “Cuando preparé mi primera feijoada (un plato típico brasileño que contiene frijoles, puerco y especies), casi mato a mi esposo porque nunca probé la comida antes de servirla y le había puesto un montón de sal”, Recordó Ana entre risas.

Pero sin embargo, aquí en los Estados Unidos el destino la llevó a explorar sus aptitudes en la cocina cuando tuvo la oportunidad de trabajar para una compañía de servicios de catering donde conoció a una mujer muy influyente en su vida. “Yo había trabajado en varias fiestas cuando conocí a Carolyn Greene, quien notó mi talento. Ella fue la que me dijo que yo tendría éxito porque yo tenía un don especial”.

Ana escuchó las palabras de Green y aunque no hablaba el inglés fluidamente, se matriculó en la escuela de artes culinarias Peter Kump’s, para aprender más de panadería y pastelería y mejorar sus habilidades en la preparación de alimentos. “Yo solía trabajar durante la semana y estudiaba durante los fines de semana” cuenta y agrega, “gracias a esta experiencia yo tuve la oportunidad de trabajar detrás de cámaras en un show de cocina conducido por Martha Stewart”, dijo Ana, quien eventualmente adquirió su certificado.

My Little Lovely Kitchen, un libro escrito en inglés y portugués, nació hace tres años cuando Ana conoció a su amiga Rubia Santolin, quien es la coautora del libro. Santolin,  quien para ese entonces era recién casada y tenía casi cero de experiencia en la cocina, comenzó a pedirle a Ana consejos, trucos y recetas que la ayudarían a convertirse en una mejor cocinera. Ana compartió con su amiga sus conocimientos y con el pasar del tiempo se dieron cuenta de que habían recolectado más de cien recetas. Fue en ese momento cuando  tuvieron la idea de reunirlas en un libro, una compilación de aperitivos, ensalada, entradas, ensaladas y postres que de acuerdo con Ana cualquiera puede preparar. “El propósito de este libro es ayudar a aquellas personas que no tienen experiencia culinaria, a preparar recetas más prácticas, deliciosas y bien presentadas”.

Cuando Ana llegó a los Estados Unido hace más de dos décadas, ella sabía que la vida en este país no sería fácil para un inmigrante, pero esto no le impidió mantenerse en la lucha por alcanzar sus metas. Por el contrario, su esposo Jose Costa y sus hijos Carlos y Mauro la inspiraron para mantener la flama de sus sueños viva y nunca renunciar. “Mi sueño Americano era convertirme en una mujer profesional y ver a mis hijos hacer lo mismo” dijo Ana y agrega “este país me dio las herramientas necesarias para hacer mis sueños realidad, algo que en Brasil tal vez nunca hubiera logrado”.

Usted puede seguir a Ana por medio de su blog http://myllk.blogspot.com/, o puede obtener una copia del libro My Little Lovely Kitchen llamando al teléfono 203- 257 1518 o enviando un correo a mylittlelovelykitchen@gmail.com..

Leave a Comment