Share

Sí, Señor Presidente, Estoy Totalmente de Acuerdo Emanuela Leaf

Este artículo también está disponible en: Portugués, Brasil

Traducido por Jamal Fox

“El cinismo no puso a un hombre en la luna. El cinismo nunca ha ganado una guerra, o curado una enfermedad, o construido un negocio, o alimentado a una mente joven. El cinismo es una elección. Y la esperanza es una mejor elección”. – Presidente Barack Obama, al final de su discurso de apoyo para la campaña de reelección del gobernador Dan Malloy, en un mitin en Bridgeport el 1 de noviembre.
Y la esperanza fue la que impulsó a padres y niños, miembros de Connecticut Students for a DREAM (C4D), una organización estatal que busca empoderar a los jóvenes indocumentados y sus familias mediante la defensa de sus derechos, a interrumpir al presidente Barack Obama durante el mitin, exigiendo que use su autoridad legal para aliviar a millones de familias.
El presidente fue interrumpido prematuramente por una mujer que gritó que ella era una “soñadora” que exigía una reforma migratoria. Luego, dos jóvenes que protestaban contra las políticas migratorias gritaron al presidente durante varios minutos cerca del escenario. Uno llevaba una camiseta que decía “Obama deporta a los padres.” Unos momentos más tarde, hubo otra perturbación ya que una mujer le gritaba al presidente rogándole alivio migratorio.
Obama respondió: “Los republicanos están bloqueando la reforma migratoria. Esta es otra razón más por la que necesitamos un senado demócrata. Me simpatizo con la gente que se queja de la inmigración. Es por eso que hemos luchado por la reforma migratoria. El otro partido es el que está bloqueando. Por desgracia, la gente se siente frustrada, y gritan a todos”.
Los manifestantes fueron llevados por funcionarios del orden mientras la multitud coreaba “¡Cuatro años más!”
La multitud no sabía que los manifestantes no estaban “gritando a todos”; ellos estaban gritando específicamente al presidente Obama, y he aquí por qué.
El número total de deportaciones durante el mandato de Obama recientemente sobrepasó los 2 millones, un récord que lo pone como el presidente que más personas ha deportado hasta finales del 2014 que lo que deportó George W. Bush en sus 8 años como presidente.
El año pasado, el gobierno de Obama reportó 133,551 deportaciones. Y de esos, 71.938 deportados habían sido condenados previamente de al menos un delito grave o varios delitos menores, o sea los “extranjeros criminales” que la administración buscaba. Sin embargo, otras 61.613 personas que han tenido vidas generalmente pacíficas en los Estados Unidos fueron deportadas el año pasado.
Muchos de ellos son padres de soñadores, aquellos jóvenes que fueron traídos a este país cuando eran niños y que tienen menos de 31 años. Ellos ingresaron a los Estados Unidos antes de sus 16 años, han vivido continuamente en el país durante al menos cinco años, no fueron condenados por un delito mayor, un delito menor “significativo”, u otros tres delitos menores, están actualmente en la escuela, se graduaron de la escuela secundaria, obtenido un GED, o servido en el ejército.
Los jóvenes indocumentados que cumplen con estos criterios están cubiertos por la ley de Desarrollo, Alivio y Educación para Menores Extranjeros (Dream Act), y fueron concedidos una exención de deportación renovable de dos años.
La mayoría de los Soñadores consideran a los EE.UU. no su país de nacimiento, sino su hogar. Ellos no hablan su lengua materna con fluidez, y han pasado toda su vida académica en las escuelas estadounidenses.
Muchos de estos soñadores son miembros de Connecticut Students for a DREAM (C4D), el grupo que protestaba durante el rally. Muchos también son menores de edad, cuyas deportaciones fueron paralizadas mientras veían a sus padres ser deportados.
Ellos se quedaron con la opción de permanecer en los EE.UU. sin sus padres y no perder su beneficio migratorio, o salir con sus padres y estar prohibidos de reingresar a los Estados Unidos por 10 años.
Presionar al presidente Barack Obama para seguir adelante con su promesa de conceder alivio para sus padres es su única esperanza.
“La esperanza es lo que ha dado a los jóvenes la fuerza para marchar por sus derechos civiles, los derechos de voto y los derechos de las mujeres, derechos de los homosexuales, inmigrantes y derechos de trabajadores. La esperanza es lo que ha puesto al hombre sobre la luna. La esperanza es lo que ha derrotado al fascismo. La esperanza es lo que Estados Unidos representa. Una esperanza de vivir días mejores, esperanza de construir una clase media, esperanza de dar algo mejor a nuestros hijos “, dijo Obama en el mitin.
Sí, Sr. Presidente, yo estoy totalmente de acuerdo. La esperanza es lo que da a uno el valor de ser un inmigrante indocumentado e interrumpir al Presidente de los Estados Unidos.

 

Leave a Comment