Share

Soy Digno no Importa lo que Digan

Este artículo también está disponible en: Inglés, Portugués, Brasil

Por Eric Faria 
 
Cada ser humano es intrínsecamente digno. 
Consideren esto: Ustedes son intrínsecamente dignos. Antes de que hagan, logren o adquieran cualquier cosa, ya son dignos. En otras palabras, nacimos dignos. Este es un lugar profundo y potente donde vivir. ¿Cuántos de nosotros realmente creemos que somos dignos? 


En nuestra cultura, por desgracia, creo que la mayoría de nosotros no creemos que somos lo suficientemente dignos porque nuestro valor debe ser ganado constantemente. Existe un esfuerzo continuo para hacer más, lograr más y adquirir más. Si hacemos esto, de alguna manera nos hará dignos. En este paradigma, la vida es muy condicional. Siempre hay más que hacer, lograr y adquirir. Vivir de esta manera puede ser agotador. La mayoría de nosotros vivimos con un cierto nivel de vergüenza porque nunca estaremos a la altura. 


Perseguimos marcadores de identidad externos que creemos que son importantes a fin de que seamos dignos. Los marcadores pueden ser “no he logrado X” o “No soy dueño de Y.” Estos marcadores son todos arbitrarios y subjetivos. A veces, se cumplen los marcadores y entonces hay una sensación de bienestar. Esto, sin embargo, no dura. Si son tan buenos como su última tarea, logro o adquisición, entonces este mismo proceso debe ser seguido en varias ocasiones, no hay final a la vista. Esto hace que sea imposible sentirse bien consigo mismo de una manera continua. Esto puede causar una vida de ansiedad y depresión porque internamente nunca nos sentiremos satisfechos. 


El coaching ha sido fundamental para mí para aceptarme a mí mismo. En mi práctica personal, hago hincapié en la autoestima positiva como una de las herramientas que permiten a mis clientes experimentar su propia esencia. Esto permite que se muevan en una postura de más auto-aceptación. 


Al hacer este trabajo, mis clientes se aceptan a sí mismos tal como son, lo que les permite convertirse en las personas que quieren ser. Esto sucede porque somos seres humanos. El movimiento y el cambio es parte de lo que somos. La creencia humanista es que si nos aceptamos tal como somos ahora, por naturaleza avanzamos hacia la salud y la integridad. Así, paradójicamente, al no luchar contra nosotros mismos y aceptar lo que somos en el momento, podemos dejar a un lado o modificar aspectos no deseados de nosotros mismos y ser más auténticos. 


Sabiendo que somos dignos, podemos participar auténticamente en nuestras vidas, con todas sus alegrías y desafíos. Aprendemos a tomar medidas desde nuestro núcleo, no de un sentimiento de carencia. 


Me gustaría sugerir un experimento: durante 24 horas, pasen el día creyendo que son lo suficientemente dignos tal y como son. Sean conscientes de cómo esta acción puede causarles una sensación de bienestar, una sensación de rebelión o cualquier otra cosa de entremedio. Y no importa lo que vaya tras ustedes, trátense a sí mismos con amabilidad. 
 
Eric Faria es un Entrenador de Inteligencia Emocional. Él ha participado en entrenamientos de auto-desarrollo desde 2005, utilizando estas herramientas en su entrenamiento profesional. Él se graduó de un programa de la Federación de Entrenadores Internacionales en enero de 2014. Faria vive en Connecticut y, además de trabajar con clientes privados, también ofrece charlas motivacionales. Para más información, o para comunicarse con él, envíe un correo a eric@ericfaria.com.

Leave a Comment