Share

Tercera Edición Anual de Premios del Sueño Americano de Tribuna Otorga Más de $22,000 en Becas y Premios

Este artículo también está disponible en: Inglés, Portugués, Brasil

Por Annie McCarthy Dance

 

La Tercera Gala Anual de Premiación al Sueño Americano de Tribuna se llevó a cabo el sábado, 14 de mayo en el Amber Room Colonnade, con la asistencia de casi 400 invitados y ganadores de los premios.

El alcalde Mark Boughton y la Editora en Jefe de Tribuna Emanuela Palmares fueron los maestros de ceremonia de la noche, con una invocación por parte del concejal de la ciudad de Danbury, Elmer Palma, y palabras de bienvenida de la co-fundadora de Tribuna Isabel Bacelar-Nunes y Celia Bacelar Palmares, presidenta de la nueva Fundación del Sueño Americano, una organización no lucrativa recientemente formada anunciada en la Gala.

“Los Premios del Sueño Americano es importante para recordarnos a nosotros mismos de todo lo que tenemos en común, ya sea que seamos de Italia como el señor Rizzo, o de Brasil como Glover,” dijo Emanuela Palmares. “Todos compartimos el mismo amor y respeto por un país que nos ha acogido y dado oportunidades que no habrían sido posible en otras partes del mundo.”

Anthony Rizzo, Sr., fundador de Rizzo Electric, una de las empresas más grandes de construcción de instalaciones eléctricas en Connecticut, ganó el Premio de por Vida de Tribuna, que le fue presentado por Nora Duncan, directora estatal de AARP Connecticut, además de las proclamaciones del senador estadounidense Richard Blumenthal y el senador estatal de Connecticut Michael McLachlan.

“Hay algo muy especial en esta noche organizada por la familia de Tribuna, a quienes tanto admiro y respeto. Esta noche nos sentimos muy bipartidistas.”, expresó el senador Blumenthal.

El senador estatal de Connecticut Michael McLachlan presentó una proclamación a todos los finalistas de los Premios del Sueño Americano, incluyendo a originarios de Ecuador, Brasil, China, México, Liberia y Puerto Rico.

“Todos los homenajeados personifican, celebran o apoyan los elementos clave de la vida de los inmigrantes en nuestras comunidades: el trabajo duro, la perseverancia, el orgullo, el compromiso cívico y una profunda conexión con aquellos que están bajo peligro en otras naciones,” dijo la editora de Tribuna, Celia Bacelar Palmares.

Se entregaron cuatro premios de Liderazgo del Sueño Americano: a la alcaldía de Danbury, a la Federación Hispana, al Dr. Majid Sadigh y al luchador de la UFC, Glover Teixeira.

Los miembros del ayuntamiento Andrew Wetmore y Fred Visconti recibieron el premio en nombre de la alcaldía de Danbury, reconocida por establecer el Heritage Plaza que celebra la historia y diversidad cultural de Danbury, incluyendo la celebración de un día anual de la ciudad de sombreros, realizado el primer martes de diciembre. “Lo que la gente no se percata es el número de otras industrias que la industria de sombreros ha apoyado. Durkin Awning, por ejemplo, dio un giro porque la luz solar hacía que los sombreros se desvanezcan. El Danbury Box Company hizo las cajas para los sombreros. Son cosas que todavía están aquí. Es increíble lo que salió de la industria de sombreros. Apreciamos nuestra cultura y nuestra historia en Danbury”, dijo Wetmore.

La Federación Hispana fue reconocida por su labor de facilitar la discusión no partidista sobre cuestiones cruciales que afectan a la comunidad latina en Connecticut.

El Dr. Majid Sadigh, director del programa de salud global en la red de Salud de Western Connecticut, ganó el premio por su trabajo en Liberia durante la crisis del virus Ébola.

Glover Teixeira, de 37 años, oriundo de Brasil, residente de Danbury y luchador de la UFC, ganó el premio por su trabajo dentro y fuera del octágono y por su inspiradora historia personal, que lo llevó desde jardinero hasta atleta profesional. Él es el dueño de su propio centro de entrenamiento de artes marciales mixtas en Danbury. “Yo no puse a Danbury en el mapa. Danbury me puso a mí en el mapa. Danbury me dio la oportunidad de convertirme en el luchador que soy ahora”, dijo al recibir su premio.

Beneficiario del Premio al Veterano del Año
El sargento de personal Veasna Rouen, originario de Camboya, recibió el Premio al Veterano del Año. Su familia sobrevivió los campos de muerte y estuvieron en las olas iniciales de refugiados que llegaron a los Estados Unidos a principios de 1980. Él emigró a los Estados Unidos en 1983 y se unió al Ejército después de la secundaria.

Rouen condujo misiones de combate en Afganistán, y después de un feroz tiroteo en el que su grupo sufrió 15 víctimas en menos de 24 horas, él finalmente prestó su juramento como ciudadano americano.
Su unidad fue extraída del campo de batalla, donde sólo unos pocos días después, junto con otra media docena de soldados de su pelotón, Rouen prestó su juramento como ciudadano de EE.UU. el 11 de noviembre de 2006, Día de los Veteranos, en Bagram, Afganistán.

“Mi sueño americano es ayudar a preservar y promover la cultura Khmer, al mismo tiempo dando a conocer las atrocidades e injusticias en Camboya… para que nuestras muchas culturas y patrimonio sean reconocidos, compartidos y celebrados por todo el mundo,” dijo Rouen, que recibió un premio de $2.000, otorgado por Union Savings Bank, representado por Dina Pereira, vicepresidente asistente especialista en relaciones comunitarias.

Beneficiarios del Premio al Estudiante del Año
Gustavo Porto, de 18 años y de Brasil, vivió el 99 por ciento de su vida en los Estados Unidos, y debido a su estatus legal, dijo que tuvo que enfrentar los mismos desafíos que los inmigrantes que acaban de llegar. Gustavo agradece a DACA (Acción Diferida para los Llegados en la Infancia) que hizo que tenga una nueva perspectiva para su futuro. Él dice que sin importar si es o no ciudadano americano siempre se esforzará por ser un excelente estudiante para que cuando llegue el momento, él podrá obtener su título y convertirse en un médico. “Estoy dispuesto a hacer todo lo necesario para vivir mi sueño de pasar el resto de mi vida en los EE.UU. y trabajar como médico/cirujano para ayudar a mejorar la vida de los otros estadounidenses”, dijo Porto, quien recibió una beca de $2.000 otorgado por la Red de Salud de Western CT, representado por Anthea Disney, presidenta de la Junta del hospital de Danbury.

Angélica Crespo, de Ecuador, nació y se crio en Danbury, Connecticut, de padres inmigrantes. Cuando su padre fue deportado, ella se convirtió en la niña de 12 años que debía asumir las responsabilidades de un adulto. “Pasé de jugar con mis hermanos a cuidar de ellos. Al mismo tiempo, mi madre trabajaba muy duro para ganar una fracción del salario de mi padre con el fin de mantener a la familia”, dijo Crespo. Ella reconoce que la ausencia de su padre la hizo la persona fuerte que es hoy en día. “Mi único objetivo en la vida es hacer orgullosos a mis padres, especialmente a mi madre. Quiero demostrarle que su dolor de espalda y su inflamación en los pies no fueron en vano. Todas sus luchas y lágrimas por mi padre con la esperanza de volver a verlo, me obligaron a soportar tanto dolor y madurar más rápido de lo esperado. Mi sueño americano es ser exitosa para que así pueda ayudar a otros con su sueño americano.” Crespo recibió una beca de $2.000 otorgada por Ventura Ribeiro and Smith, Attorneys at Law, representado por la abogada y socia Patricia Cruz Fragoso y el socio fundador Américo Ventura.

Ana Fernandes, de Brasil, llegó a los Estados Unidos cuando tenía sólo cinco años de edad, y aunque aprendió a leer y escribir en los Estados Unidos, ella decidió retener su primer idioma al leer y escribir con fluidez en portugués. Ahora está en su último semestre en la secundaria de Henry Abbott Tech, y se graduará del programa de Peluquería y Barbería este año con la intención de convertirse en una peluquera para poder pagar sus estudios universitarios. Su sueño es convertirse en patóloga de idiomas. Anna fue nominada por su madre quien escribió: “Ella ha aplicado a siete universidades, y ya fue aceptada a seis de ellos. Por desgracia, yo no puedo pagar por su educación universitaria.” Fernandes recibió una beca de $2,000 otorgada por Optimum, representado por el Dr. Jacques Etienne.

Beneficiario del Premio al Personaje del Año
Rosa Gutiérrez nació y se crió en Puerto Rico, donde se graduó con una
licenciatura en Educación para la temprana edad. Ella emigró a Connecticut en 1995, donde continuó sus estudios. A su llegada, le costó mucho dominar el inglés, pero fue capaz de encontrar trabajo en un establecimiento preescolar. Aunque fue ridiculizada bastante debido a su acento, ella finalmente se sobrepuso a esa lucha y se convirtió en maestra principal.
Pero para los ojos de su hija, su mayor desafío y triunfo fue ser madre soltera. Ella se hizo tiempo para leerle y ayudarle con su tarea, mientras luchaba por encontrar un trabajo, pagar las facturas a tiempo y asegurarse de que su hija tenga algo de comer, incluso cuando ella no misma no comía nada. “Mi madre hace milagros por los demás y le gusta ver sonreír a los demás. Creo que es hora de verla a ella sonreír”, escribió Sahara Gutiérrez al nominar a su madre.

“Desde que era una niña en Puerto Rico, nunca me sentí en casa, como si mi corazón supiera que debía estar en otro lugar. Danbury es mi hogar. Me encanta esta comunidad y mi familia del Centro Hispano”, dijo Gutiérrez.
Ella recibió un premio de $2.000, otorgado por Adam Broderick Salon and Spa, representado por Adam Broderick.

“El sueño americano se trata de poder venir aquí y perseguir cualquiera sea el objetivo en términos del tipo de vida que uno quiere tener. Se enmarca en el logro de la libertad, el éxito y la prosperidad “, dijo el alcalde Mark Boughton, añadiendo:” Es un poco diferente para todos, pero América les permite ser quienes quieren ser. No hay camino directo para esto. Las personas toman todo tipo de rutas hacía ella, pero al final, la posibilidad de cualquier oportunidad es ilimitada. Hay historias del sueño americano en todas partes, y es inspirador ver a nuestra comunidad unirse para distinguir y celebrar sus historias. Doy las gracias a la familia de Tribuna, una historia del sueño americano en sí, por organizar este evento”.

Durante la noche, Tribuna otorgó más de $10.000 en becas y premios recaudando unos $12.000 adicionales por la venta de entradas en beneficio de la Fundación de Western Connecticut Health Network, que moviliza apoyo filantrópico para beneficiar y promover los programas y servicios del hospital de Danbury y el Hospital de New Milford.

Para más información sobre el evento y cobertura adicional fotográfica, visite www.tribunact.com/americandream.  

 

Leave a Comment